12 diciembre 2023 Por Cristina Sobrino 0

Cómo afrontar la jubilación sin miedo: dos pautas para conseguirlo y disfrutar de la nueva etapa sintiéndonos seguros

Hace unos años se puso muy de moda decir eso de «¡Ay, qué ganas tengo de jubilarme!», tuvieras la edad que tuvieras. Estaba permitido decirlo cada vez que la vida profesional o académica te arrollase. Sin embargo, este sueño casi erótico cada vez parece más lejano debido a las dificultades que presenta el mercado laboral. No obstante, te recomendamos dos pautas para que puedas afrontarlo de la mejor forma posible y disfrutar también de esta etapa.

Redefine tu identidad

Empecé a tener citas con mi psicóloga, Leire, del gabinete de Sara Navarrete, después del verano de 2021 y fue sin duda lo mejor que hice ese año. Con ella traté aspectos muy diferentes de mi vida y uno de los más importantes para mí fue el repaso profesional, ya que el trabajo ocupa una parte muy importante de nuestro día a día y hay que darle el sitio que merece, ni más ni menos. 

Y creo que esta puntualización es importante, ya que ella me dijo algo que a pesar de que se me quedó grabado a fuego a veces me cuesta rescatar, y es que mi trabajo no me definía en lo personal. Ni a mí ni a nadie. Ni los éxitos ni los fracasos. Ni la mediocridad.

Muchas veces el trabajo se convierte en el centro de nuestras vidas, sobre todo hoy en día cuando parece que la única finalidad de estas es la de hacer, hacer y hacer, lo que desemboca en problemas como la dismorfia de productividad

La glamurización de la vida laboral está consiguiendo asentar lo de vivir para trabajar haciendo que nos identifiques únicamente con nuestra parte profesional dejando que eso sea lo que nos defina al margen de nuestra esencia, lo que de verdad nos hace ser.

Sin duda, merece la pena tener presentes las palabras de Leire en todo momento, pero es muy importante repasarlas bien cuando se acerca la jubilación para ser generoso con una mismo y ver qué nos hace felices y qué nos llena de verdad aparte de eso que nos consume más o menos horas del día.

Quizás cuando la cuenta atrás para dejar de estar atado a esa oficina, a un despacho, a aquella tienda o pescadería llegue a su fin y sea la mejor forma de poder por fin realizar tus sueños y dar rienda suelta a aquello que tan feliz te hace y  a lo que tan poco tiempo le habías podido dedicar.

Cómo quieres que te recuerden

La vida académica hace que cada vez nos incorporemos de forma más tardía al mercado laboral. A ello se le une las exigencias surrealistas de las empresas que cumplen con el cliché de la búsqueda de empleados jóvenes con mucha formación y experiencia, algo prácticamente imposible, un sinsentido.

Añade el aumento de la edad de jubilación, la cantidad de años que hay que cotizar para percibir la pensión máxima o los salarios precarios. Todo esto influye en ese miedo a decir basta, pero hay que incidir en que hay vida más allá de estar sentado delante de un ordenador tecleando palabra tras palabra, una realidad que influirá en la percepción que los demás tengan de nosotras, la gente que nos importa y a la que le importamos, claro, y en nuestro legado.

La vida profesional es fundamental, aunque nos gusta mucho reírnos con el chascarrillo de que tampoco dignifica tanto. Nos nutre a la vez que nosotros hacemos lo propio con nuestra sociedad, pero somos mucho más que eso y no, no querrás que te recuerden como la persona de contabilidad que comía tuppers de ensalada de pasta día tras día. O que en tu casa seas el padre o la madre ausente para tus hijos. O la pareja distante. O la hija a la que ya apenas ven.

Estas dos pautas nos ayudan a poner en perspectiva cuáles deben ser las prioridades de cada uno y la importancia de vivir en el presente, uno a nuestra medida siempre y cuando sea posible, para tener un buen futuro. Porque después de tanto apagar alarmas a horas intempestivas, o de posponerlas al menos, te lo mereces.

Fotos | Pixabay et al.

En Trendencias | Ni Lidl ni Mercadona: estos son los supermercados más baratos según la OCU


La noticia

Cómo afrontar la jubilación sin miedo: dos pautas para conseguirlo y disfrutar de la nueva etapa sintiéndonos seguros

fue publicada originalmente en

Trendencias

por
Cristina Sobrino

.

Hace unos años se puso muy de moda decir eso de «¡Ay, qué ganas tengo de jubilarme!», tuvieras la edad que tuvieras. Estaba permitido decirlo cada vez que la vida profesional o académica te arrollase. Sin embargo, este sueño casi erótico cada vez parece más lejano debido a las dificultades que presenta el mercado laboral. No obstante, te recomendamos dos pautas para que puedas afrontarlo de la mejor forma posible y disfrutar también de esta etapa.

En Trendencias

“Tengo miedo a no encontrar nada mejor”. Cómo dejar un mal trabajo a pesar de que nos cueste

Redefine tu identidad

Empecé a tener citas con mi psicóloga, Leire, del gabinete de Sara Navarrete, después del verano de 2021 y fue sin duda lo mejor que hice ese año. Con ella traté aspectos muy diferentes de mi vida y uno de los más importantes para mí fue el repaso profesional, ya que el trabajo ocupa una parte muy importante de nuestro día a día y hay que darle el sitio que merece, ni más ni menos. 

Y creo que esta puntualización es importante, ya que ella me dijo algo que a pesar de que se me quedó grabado a fuego a veces me cuesta rescatar, y es que mi trabajo no me definía en lo personal. Ni a mí ni a nadie. Ni los éxitos ni los fracasos. Ni la mediocridad.

Muchas veces el trabajo se convierte en el centro de nuestras vidas, sobre todo hoy en día cuando parece que la única finalidad de estas es la de hacer, hacer y hacer, lo que desemboca en problemas como la dismorfia de productividad. 

La glamurización de la vida laboral está consiguiendo asentar lo de vivir para trabajar haciendo que nos identifiques únicamente con nuestra parte profesional dejando que eso sea lo que nos defina al margen de nuestra esencia, lo que de verdad nos hace ser.

Sin duda, merece la pena tener presentes las palabras de Leire en todo momento, pero es muy importante repasarlas bien cuando se acerca la jubilación para ser generoso con una mismo y ver qué nos hace felices y qué nos llena de verdad aparte de eso que nos consume más o menos horas del día.

Quizás cuando la cuenta atrás para dejar de estar atado a esa oficina, a un despacho, a aquella tienda o pescadería llegue a su fin y sea la mejor forma de poder por fin realizar tus sueños y dar rienda suelta a aquello que tan feliz te hace y  a lo que tan poco tiempo le habías podido dedicar.

Cómo quieres que te recuerden

La vida académica hace que cada vez nos incorporemos de forma más tardía al mercado laboral. A ello se le une las exigencias surrealistas de las empresas que cumplen con el cliché de la búsqueda de empleados jóvenes con mucha formación y experiencia, algo prácticamente imposible, un sinsentido.

Añade el aumento de la edad de jubilación, la cantidad de años que hay que cotizar para percibir la pensión máxima o los salarios precarios. Todo esto influye en ese miedo a decir basta, pero hay que incidir en que hay vida más allá de estar sentado delante de un ordenador tecleando palabra tras palabra, una realidad que influirá en la percepción que los demás tengan de nosotras, la gente que nos importa y a la que le importamos, claro, y en nuestro legado.

La vida profesional es fundamental, aunque nos gusta mucho reírnos con el chascarrillo de que tampoco dignifica tanto. Nos nutre a la vez que nosotros hacemos lo propio con nuestra sociedad, pero somos mucho más que eso y no, no querrás que te recuerden como la persona de contabilidad que comía tuppers de ensalada de pasta día tras día. O que en tu casa seas el padre o la madre ausente para tus hijos. O la pareja distante. O la hija a la que ya apenas ven.

Estas dos pautas nos ayudan a poner en perspectiva cuáles deben ser las prioridades de cada uno y la importancia de vivir en el presente, uno a nuestra medida siempre y cuando sea posible, para tener un buen futuro. Porque después de tanto apagar alarmas a horas intempestivas, o de posponerlas al menos, te lo mereces.

Fotos | Pixabay et al.

En Trendencias | Ni Lidl ni Mercadona: estos son los supermercados más baratos según la OCU

– La noticia

Cómo afrontar la jubilación sin miedo: dos pautas para conseguirlo y disfrutar de la nueva etapa sintiéndonos seguros

fue publicada originalmente en

Trendencias

por
Cristina Sobrino

. (FUENTE ORIGINAL a un solo click en) —-> Leer más (publicado gracias a) —-> Trendencias