1 marzo 2024 Por Anabel Palomares 0

Con este truco fácil podrás estudiar y aprender cualquier cosa según un Premio Nobel

En el mundo laboral aprender es algo que debemos seguir haciendo cada día si no queremos quedarnos atrás. Nuevos procesos, herramientas y métodos que a veces, nos cuesta integrar en nuestro día a día.

Bill Gates usa la regla de las cinco horas para asegurarse de seguir adquiriendo conocimientos. Pero a veces eso de aprender algo nuevo resulta complicado. Menos si eres un Premio Nobel, te llamas Richard Feynman, has sido pionero de la computación cuántica e introducido el concepto de nanotecnología. Él mismo decía que no era un genio, solo una persona que estudia.

Es famosa su frase “Aprende a resolver todos los problemas que ya hayan sido resueltos”, que hace referencia a que es necesario aprender para poder avanzar en nuevos conocimientos. Pero ¿cómo conseguirlo? Con el mejor truco para aprender cosas nuevas que ideó el propio físico y que funciona: la técnica Feynman.

Cómo funciona la técnica Feynman

Según el Instituto Europeo de Posgrado, el método Feynman es una técnica que consiste en explicar teorías compleja, a través de un lenguaje sencillo y comprensible por todos.Lo que hacemos es descomponer un concepto complejo y difícil de entender en pequeñas piezas más sencillas que uniremos más tarde, como si tuviéramos que contárselo a un niño.

La Técnica Feynman, descrita en la biografía de Feynman escrita por James Gleick, es uno de los métodos más eficaces que existen para aprender cualquier materia. Consta de cuatro pasos clave y se basa en la verdadera comprensión. No se trata de leer y leer, sino de comprender:

Elige un concepto para aprender y escríbelo en la parte superior de una página en blanco de un cuaderno. El objetivo es ser consciente del tema y que se establezca un foco en el aprendizaje.
Escribe todo lo que sabes sobre ese tema y enséñaselo a otra persona o a ti misma. Una vez escrito usando un lenguaje claro y en el que se expliquen los tecnicismos, léelo en voz alta.
Revisa y perfecciona la comprensión volviendo al material original de estudio si tienes dudas o algo no te cuadra. Puede ser un libro, un podcast o con lo que sea que estás aprendiendo. Completar eso que estás aprendiendo en los puntos donde falta información con una relectura, es la revisión que necesitas para comprenderlo de forma más profunda.
Simplifica tus explicaciones y crea analogías. Lo que haremos es volver una y otra vez a simplificarlo todo hasta que el tema parezca obvio, usando también analogías que parezcan intuitivas.

Feynman aseguraba que “El primer principio es que no debes engañarte a ti mismo y tú eres la persona más fácil de engañar». Es justo lo que nos impide esta técnica ya que cada paso del proceso nos obliga a enfrentarnos a lo que no sabemos, a comprometernos directamente con el aprendizaje y a mejorar nuestra comprensión. Como empezamos enfrentándonos a una página en blanco, reconoces que estás empezando de cero.

Lo más importante de este método es que el aprendizaje se basa en la asimilación. Según la RAE, asimilar es “comprender lo que se aprende, incorporarlo a los conocimientos previos”. Leer no es comprender, y un proceso más activo como la enseñanza que hacemos en este método (explicárselo a un niño de forma simplificada y en voz alta) es perfecta para asimilar conceptos. Cuando tienes que explicar algo te encuentras con los agujeros de tu razonamiento y con los espacios en blanco de tus conocimientos. Piensa en la escritura y la enseñanza como un proceso para comprender y no como algo que haces una vez que ya lo has entendido.

Dos trucos para poner en práctica la técnica Feynman

Poco a poco

El experto recomendaba empezar poco a poco trabajando con conceptos más pequeños y definidos. Es mejor aprender piezas pequeñas que luego se juntarán en algo grande.

Elige un tema en concreto para empezar

Pongamos un ejemplo, quieres aprender sobre el síndrome del impostor. La mayoría de nosotros no sabemos nada sobre la mayoría de las cosas, así que escribir explícitamente lo que sí sabes te proporciona un punto de partida. Podemos escribir, simplificar, revisar lo que no sabemos y leerlo en voz altas tantas veces como queramos, hasta que seamos capaces de contarle a otra persona todo sin dudar.

Fotos | Élite

En Trendencias | Las mejores películas románticas y de amor para ver en pareja (y dónde encontrarlas todas)


La noticia

Con este truco fácil podrás estudiar y aprender cualquier cosa según un Premio Nobel

fue publicada originalmente en

Trendencias

por
Anabel Palomares

.

En el mundo laboral aprender es algo que debemos seguir haciendo cada día si no queremos quedarnos atrás. Nuevos procesos, herramientas y métodos que a veces, nos cuesta integrar en nuestro día a día.

Bill Gates usa la regla de las cinco horas para asegurarse de seguir adquiriendo conocimientos. Pero a veces eso de aprender algo nuevo resulta complicado. Menos si eres un Premio Nobel, te llamas Richard Feynman, has sido pionero de la computación cuántica e introducido el concepto de nanotecnología. Él mismo decía que no era un genio, solo una persona que estudia.

Es famosa su frase “Aprende a resolver todos los problemas que ya hayan sido resueltos”, que hace referencia a que es necesario aprender para poder avanzar en nuevos conocimientos. Pero ¿cómo conseguirlo? Con el mejor truco para aprender cosas nuevas que ideó el propio físico y que funciona: la técnica Feynman.

En Trendencias

Una buena memoria se basa en que olvidemos, pero la clave está en cuánto y en cómo lo hacemos

Cómo funciona la técnica Feynman

Según el Instituto Europeo de Posgrado, el método Feynman es una técnica que consiste en explicar teorías compleja, a través de un lenguaje sencillo y comprensible por todos.Lo que hacemos es descomponer un concepto complejo y difícil de entender en pequeñas piezas más sencillas que uniremos más tarde, como si tuviéramos que contárselo a un niño.

La Técnica Feynman, descrita en la biografía de Feynman escrita por James Gleick, es uno de los métodos más eficaces que existen para aprender cualquier materia. Consta de cuatro pasos clave y se basa en la verdadera comprensión. No se trata de leer y leer, sino de comprender:

Elige un concepto para aprender y escríbelo en la parte superior de una página en blanco de un cuaderno. El objetivo es ser consciente del tema y que se establezca un foco en el aprendizaje.
Escribe todo lo que sabes sobre ese tema y enséñaselo a otra persona o a ti misma. Una vez escrito usando un lenguaje claro y en el que se expliquen los tecnicismos, léelo en voz alta.
Revisa y perfecciona la comprensión volviendo al material original de estudio si tienes dudas o algo no te cuadra. Puede ser un libro, un podcast o con lo que sea que estás aprendiendo. Completar eso que estás aprendiendo en los puntos donde falta información con una relectura, es la revisión que necesitas para comprenderlo de forma más profunda.
Simplifica tus explicaciones y crea analogías. Lo que haremos es volver una y otra vez a simplificarlo todo hasta que el tema parezca obvio, usando también analogías que parezcan intuitivas.

En Trendencias

Esto que haces cada día sin darte cuenta, reduce tu estrés y mejora tu memoria y productividad. Aunque parezca de vagos

Feynman aseguraba que “El primer principio es que no debes engañarte a ti mismo y tú eres la persona más fácil de engañar». Es justo lo que nos impide esta técnica ya que cada paso del proceso nos obliga a enfrentarnos a lo que no sabemos, a comprometernos directamente con el aprendizaje y a mejorar nuestra comprensión. Como empezamos enfrentándonos a una página en blanco, reconoces que estás empezando de cero.

Lo más importante de este método es que el aprendizaje se basa en la asimilación. Según la RAE, asimilar es “comprender lo que se aprende, incorporarlo a los conocimientos previos”. Leer no es comprender, y un proceso más activo como la enseñanza que hacemos en este método (explicárselo a un niño de forma simplificada y en voz alta) es perfecta para asimilar conceptos. Cuando tienes que explicar algo te encuentras con los agujeros de tu razonamiento y con los espacios en blanco de tus conocimientos. Piensa en la escritura y la enseñanza como un proceso para comprender y no como algo que haces una vez que ya lo has entendido.

Dos trucos para poner en práctica la técnica Feynman

Poco a poco

El experto recomendaba empezar poco a poco trabajando con conceptos más pequeños y definidos. Es mejor aprender piezas pequeñas que luego se juntarán en algo grande.

Elige un tema en concreto para empezar

Pongamos un ejemplo, quieres aprender sobre el síndrome del impostor. La mayoría de nosotros no sabemos nada sobre la mayoría de las cosas, así que escribir explícitamente lo que sí sabes te proporciona un punto de partida. Podemos escribir, simplificar, revisar lo que no sabemos y leerlo en voz altas tantas veces como queramos, hasta que seamos capaces de contarle a otra persona todo sin dudar.

Fotos | Élite

En Trendencias | Las mejores películas románticas y de amor para ver en pareja (y dónde encontrarlas todas)

– La noticia

Con este truco fácil podrás estudiar y aprender cualquier cosa según un Premio Nobel

fue publicada originalmente en

Trendencias

por
Anabel Palomares

. (FUENTE ORIGINAL a un solo click en) —-> Leer más (publicado gracias a) —-> Trendencias