9 agosto 2022 Por María Yuste 0

El destino que une lo mejor de la playa y el pueblecito con encanto se llama Torredembarra y está en la Costa Dorada

En cuestión de destinos de playa en España nunca está todo escrito. Así que hoy vamos a hablar de un lugar que aúna el concepto de pequeño pueblo encantador con día de sol y playa. Se trata de Torredembarra, una población de unos 17.000 habitantes al norte de la provincia de Tarragona, en la llamada Costa Dorada.

Día de playa

Entre los meses de junio y septiembre, el sol luce como una invitación a bañarse en sus playas de Bandera Azul. Y no es un decir. Los cuatro arenales distribuidos a lo largo de los 7 km de litoral que tiene la localidad han sido galardonadas con este distintivo. Aunque es, en concreto, la playa de La Paella la preferida por los locales. No solo por su proximidad al centro sino también por su arena fina y dorada.

Muy cerca de esta playa se encuentran el puerto deportivo y pesquero y la lonja de pescado, donde es un plan muy curioso asistir a una subasta. Aunque, los que quieran degustar buen pescado fresco tal vez prefieran pasarse por la playa de Baix a Mar, en el barrio de pescadores. Un lugar ideal para degustar pescados y mariscos frescos en alguno de sus restaurantes.

No obstante, los amantes del mundo cala es muy probable que estén interesados en seguir el sendero que atraviesa los acantilados del Roquer (alcanzando los 25 metros de altura) hasta la Cala Canyadell. Es la más salvaje de Torredembarra y muy pequeña (60 metros de largo), pero de una belleza indiscutible. Además, muy cerca se alza un moderno y curioso faro del año 2000.

Otra opción para los más aventureros es tumbarse al sol en la playa de Els Muntanyans, donde, se pueden disfrutar de unas bellas marismas y dunas saladas en sus 2 km de longitud.

Tarde-noche de cultura

No obstante, Torredembarra no es un destino costero común porque, además de playas de primera, tiene un patrimonio cultural y monumental de bandera, además de una gastronomía de escándalo.

Su patrimonio mezcla un centenario legado histórico con obras  más recientes derivadas de la fortuna que muchos indianos hicieron en las Américas y el Castillo de los Icart es un ejemplo.

Se trata de una construcción que tiene el privilegio de ser el único edificio civil de nueva planta del Renacimiento catalán que se conserva en Cataluña. Fue construido, entre 1565 y 1580, por orden de un poderoso señor de la villa, Lluís Icart, para ser usado como residencia y fortaleza desde donde dominar.

Actualmente sirve como sede del Ayuntamiento, pero siguen impresionando sus cuatro torres y su patio porticado. De obligada visita es también la antigua muralla de la ciudad, del siglo XVII, y en la que podemos encontrar todavía dos de sus portales originales: los de Padrines y Bassa.

Sin embargo, el edificio histórico más importante de Torredembarra es la Torre de la Vila, de estilo mudéjar y con casi 900 años de historia. Se cree que se levanta en el mismo lugar donde lo hizo un antiguo castillo. Aunque, desde entonces, ha sido emodelada en varias ocasiones y en 1981 fue restaurada.

Aunque ahí no acaba la cosa porque a un par de kilómetros del centro de Torredembarra se encuentra la Villa del Moro, un yacimiento arqueológico en el que se hallaron restos de termas romanas y algunas domus de los siglos II y I a. e. c.

Mención especial merece también el legado dejado en el pueblo por los indianos. Es decir, los comerciantes que regresaron de america enriquecidos y dieron lugar a la construcción de varios edificios barrocos y modernistas.

Hotel Nueva Europa

Fotos | turismetorredembarra.cat


La noticia

El destino que une lo mejor de la playa y el pueblecito con encanto se llama Torredembarra y está en la Costa Dorada

fue publicada originalmente en

Trendencias

por
María Yuste

.

En cuestión de destinos de playa en España nunca está todo escrito. Así que hoy vamos a hablar de un lugar que aúna el concepto de pequeño pueblo encantador con día de sol y playa. Se trata de Torredembarra, una población de unos 17.000 habitantes al norte de la provincia de Tarragona, en la llamada Costa Dorada.

En Trendencias

Las Islas Cíes son el nuevo Caribe y esto es todo lo que necesitas saber antes de irte de camping

Día de playa

Entre los meses de junio y septiembre, el sol luce como una invitación a bañarse en sus playas de Bandera Azul. Y no es un decir. Los cuatro arenales distribuidos a lo largo de los 7 km de litoral que tiene la localidad han sido galardonadas con este distintivo. Aunque es, en concreto, la playa de La Paella la preferida por los locales. No solo por su proximidad al centro sino también por su arena fina y dorada.

Muy cerca de esta playa se encuentran el puerto deportivo y pesquero y la lonja de pescado, donde es un plan muy curioso asistir a una subasta. Aunque, los que quieran degustar buen pescado fresco tal vez prefieran pasarse por la playa de Baix a Mar, en el barrio de pescadores. Un lugar ideal para degustar pescados y mariscos frescos en alguno de sus restaurantes.

No obstante, los amantes del mundo cala es muy probable que estén interesados en seguir el sendero que atraviesa los acantilados del Roquer (alcanzando los 25 metros de altura) hasta la Cala Canyadell. Es la más salvaje de Torredembarra y muy pequeña (60 metros de largo), pero de una belleza indiscutible. Además, muy cerca se alza un moderno y curioso faro del año 2000.

Otra opción para los más aventureros es tumbarse al sol en la playa de Els Muntanyans, donde, se pueden disfrutar de unas bellas marismas y dunas saladas en sus 2 km de longitud.

Tarde-noche de cultura

No obstante, Torredembarra no es un destino costero común porque, además de playas de primera, tiene un patrimonio cultural y monumental de bandera, además de una gastronomía de escándalo.

Su patrimonio mezcla un centenario legado histórico con obras  más recientes derivadas de la fortuna que muchos indianos hicieron en las Américas y el Castillo de los Icart es un ejemplo.

Se trata de una construcción que tiene el privilegio de ser el único edificio civil de nueva planta del Renacimiento catalán que se conserva en Cataluña. Fue construido, entre 1565 y 1580, por orden de un poderoso señor de la villa, Lluís Icart, para ser usado como residencia y fortaleza desde donde dominar.

Actualmente sirve como sede del Ayuntamiento, pero siguen impresionando sus cuatro torres y su patio porticado. De obligada visita es también la antigua muralla de la ciudad, del siglo XVII, y en la que podemos encontrar todavía dos de sus portales originales: los de Padrines y Bassa.

Sin embargo, el edificio histórico más importante de Torredembarra es la Torre de la Vila, de estilo mudéjar y con casi 900 años de historia. Se cree que se levanta en el mismo lugar donde lo hizo un antiguo castillo. Aunque, desde entonces, ha sido emodelada en varias ocasiones y en 1981 fue restaurada.

Aunque ahí no acaba la cosa porque a un par de kilómetros del centro de Torredembarra se encuentra la Villa del Moro, un yacimiento arqueológico en el que se hallaron restos de termas romanas y algunas domus de los siglos II y I a. e. c.

Mención especial merece también el legado dejado en el pueblo por los indianos. Es decir, los comerciantes que regresaron de america enriquecidos y dieron lugar a la construcción de varios edificios barrocos y modernistas.

Hotel Nueva Europa

PVP en Kayak 100,00€

Fotos | turismetorredembarra.cat
– La noticia

El destino que une lo mejor de la playa y el pueblecito con encanto se llama Torredembarra y está en la Costa Dorada

fue publicada originalmente en

Trendencias

por
María Yuste

. (FUENTE ORIGINAL a un solo click en) —-> Leer más (publicado gracias a) —-> Trendencias