9 enero 2024 Por Cristina Sobrino 0

Estos son mis destinos favoritos para 2024 dentro y fuera de España a los que puedes viajar sin coger el avión

Ni confirmo ni desmiento que en este grupito de redactoras haya gente que por unos motivos u otros no haya disfrutado de vacaciones de Navidad. Pero confirmo, y quizás sea por eso que no paramos de soñar con escapadas, así que ya que estamos en ello vamos a sacarle rédito, o a intentarlo, por lo que si estás preparando tus viajes de 2024, échale un ojo a estos destinos dentro y fuera de nuestro país a los que puedes ir sin siquiera coger el avión.

Salamanca

He estado dos veces y repetiría una tercera y todas las que vinieran, ¡y eso que en ambas ocasiones he ido rodando desde Sevilla! La primera vez en autobús y la segunda en coche, pero es que merece muchísimo la pena.

Aunque solo sea para un fin de semana, Salamanca perfecta, ya que es muy sencillo llegar a cualquier sitio a pie y andar por las calles del centro es una auténtica gozada, ya que sin darte cuenta te vas topando con, por ejemplo, su icónica Plaza Mayor, la Casa de las Conchas (que no de las carcasas, gracias a Dios), sus catedrales o incluso el Jardín de Calixto y Melibea, desde el que puedes disfrutar de unas vistas de lo más top de la ciudad.

Además, pasar por la capital de provincia puede ser una excusa idónea para pasar por el pueblo más bonito de España de 2023 según National Geographic.

Sevilla

Mira, me ha dicho una amiga de Sevilla que su ciudad es maravillosa, y sí, te lo voy a decir: la amiga soy yo. ¿Me creo a pies juntillas esa famosa frase que pronunció el escritor Antonio Gala sobre la capital andaluza? Sí, la de «lo malo no es que los sevillanos piensen que tienen la ciudad más bonita del mundo; lo peor es que puede que tengan hasta razón». A ver, a pies juntillas no, pero un poco sí.

Sevilla es una ciudad que nunca cansa (los sevillanos quizás un poquito sí) y que siempre sorprende en la que caminar por el centro histórico es un regalo para los sentidos, especialmente si lo haces en primavera, con el azahar en flor, pero también es una delicia cuando calienta el sol del invierno.

Si estás pensando en bajar al sur para no perder el norte, sí, has leído bien, me agradecerás además estas recomendaciones de restaurantes para comer genial sin gastarte un dineral, ¡palabrita!

Madrid

Y al igual que te cuento que soy de Sevilla y que me encanta mi ciudad, también confieso que cada vez que llego a la estación de Atocha y comienzo a ver cómo los edificios de Madrid desdibujan su cielo, recuerdo lo mucho que me gusta la capital.

Madrid es sinónimo de posibilidades, el sueño de cualquier jovencita impresionable de provincias. Pero al margen de eso es mucho más, ahora en serio. Pasear por el centro levantando la vista y deleitarse con las fachadas de los edificios es una gozada y su oferta museística.

Y por supuesto, como catadora de restaurantes y heladerías profesional, para mí es el paraíso: desde un buen plato de pasta en La Tavernetta hasta una tarrina con un mix de sabores imposibles en Cora. Ay.

Vila Real de Santo Antonio

iStock CBCK-Christine

Vale, ahora sí, vamos a salir de España, pero no mucho. ¿El porqué de la bromita? Pues porque Vila Real de Santo Antonio es un encantador pueblo portugués limítrofe con nuestra frontera en la provincia de Huelva.

Este rincón del Algarve es el lugar al que tienes que ir para nutrirte bien de cultura portuguesa sin dejarte un pastizal, ya que además tiene muchas cosas que unen al costero con Lisboa gracias a la figura del Marqués de Pombal.

Si te gusta la cerámica como a cualquier millennial promedio, comer rico y los mercadillos de antigüedades además de romantizar un poco tu vida, este sitio es para ti.

Lisboa

Y si Vila Real se te queda pequeño o ya has estado y te apetece seguir conociendo el país vecino, uno de ellos, sin duda Lisboa es tu ciudad. A mí me robó el corazón nada más salir de la boca del metro y llegar a la Plaza Figueira.

Los paseos por el barrio de Alfama, los platos de bacalao y las bifanas, las vistas a la desembocadura del Tajo y por supuesto los paseos en tranvía y los pasteles de Belem terminan de hacer de Lisboa una ciudad deliciosa.

Como consejito extra, si te gustan las gochadas, tienes que probar las hamburguesas de Ground Burger, en la Plaza de España.

Chefchaouen

Y de Portugal a Marruecos, porque sí, no es necesario que abandones tu coche para cruzar el Mediterráneo gracias a los ferries.

Para mí el país africano es una asignatura pendiente y sin duda la ciudad de Chefchaouen tiene un hueco especial reservado en mi corazón. Sus casas que a pesar del azul recuerdan a las de pueblos como Ronda o Vejer, con las que, como destacan en National Geographic, está hermanada, son un espectáculo para la vista en la mitad de las montañas del Rif.

Chefchaouen siempre ha sido el resultado de una mezcla de culturas, pues es uno de los lugares donde los musulmanes y judíos que fueron expulsados de España fueron a asentarse, de nuevo.

Granada

Y hablando de confluencia de culturas, cómo no, Granada. He estado en una ocasión y llevo desde entonces soñando con repetir, ya que es todo lo que prometen de ella y mucho más.

Ni que decir tiene que la visita a la Alhambra es imperdible, pero Granada es mucho más: paseos por el Albaicín hasta llegar al Mirador de San Nicolás, su catedral, Sierra Nevada y, por supuesto, su gastronomía. Para perderse de cualquiera de las formas.

Toledo

Y siguiendo con la tónica anterior, una parada en la ciudad de las tres culturas. Cuando fui lo hice en coche y las cinco horas al volante merecieron muchísimo la pena. En este caso te recomiendo que vayas cuatro o cinco días para que puedas disfrutar tranquilamente de tu escapada y descansar, pero si no tienes mucho tiempo, te aseguro que en un fin de semana es más que posible empaparse bien de Toledo.

Como paradas imprescindibles has de anotar las siguientes, porque de verdad que todas merecen la pena: su catedral, el Mirador del Valle, con las mejores vistas de la ciudad, la Sinagoga de Santa María La Blanca, el Monasterio de San Juan de los Reyes, el alcázar, la Plaza del Zocodover, la Iglesia de los Jesuítas y sus vistas desde arriba después de subir muuuchos escalones (no aptas para aquellos que padezcan de vértigo) y la Mezquita del Cristo de la Luz.

Personalmente, me encantó poder ver El entierro del Conde de Orgaz, la pintura de El Greco, uno de mis artistas favoritos.

Fotos | Pixabay y iStock CBCK-Christine

En Trendencias | Las 31 escapadas románticas por España para hacer en pareja en las que quizá no habías pensado


La noticia

Estos son mis destinos favoritos para 2024 dentro y fuera de España a los que puedes viajar sin coger el avión

fue publicada originalmente en

Trendencias

por
Cristina Sobrino

.

Ni confirmo ni desmiento que en este grupito de redactoras haya gente que por unos motivos u otros no haya disfrutado de vacaciones de Navidad. Pero confirmo, y quizás sea por eso que no paramos de soñar con escapadas, así que ya que estamos en ello vamos a sacarle rédito, o a intentarlo, por lo que si estás preparando tus viajes de 2024, échale un ojo a estos destinos dentro y fuera de nuestro país a los que puedes ir sin siquiera coger el avión.

En Trendencias

Este bonito pueblo es perfecto para hacer turismo rural: está en la Comunidad Valenciana y esconde un secreto

Salamanca

He estado dos veces y repetiría una tercera y todas las que vinieran, ¡y eso que en ambas ocasiones he ido rodando desde Sevilla! La primera vez en autobús y la segunda en coche, pero es que merece muchísimo la pena.

Aunque solo sea para un fin de semana, Salamanca perfecta, ya que es muy sencillo llegar a cualquier sitio a pie y andar por las calles del centro es una auténtica gozada, ya que sin darte cuenta te vas topando con, por ejemplo, su icónica Plaza Mayor, la Casa de las Conchas (que no de las carcasas, gracias a Dios), sus catedrales o incluso el Jardín de Calixto y Melibea, desde el que puedes disfrutar de unas vistas de lo más top de la ciudad.

Además, pasar por la capital de provincia puede ser una excusa idónea para pasar por el pueblo más bonito de España de 2023 según National Geographic.

Sevilla

Mira, me ha dicho una amiga de Sevilla que su ciudad es maravillosa, y sí, te lo voy a decir: la amiga soy yo. ¿Me creo a pies juntillas esa famosa frase que pronunció el escritor Antonio Gala sobre la capital andaluza? Sí, la de «lo malo no es que los sevillanos piensen que tienen la ciudad más bonita del mundo; lo peor es que puede que tengan hasta razón». A ver, a pies juntillas no, pero un poco sí.

Sevilla es una ciudad que nunca cansa (los sevillanos quizás un poquito sí) y que siempre sorprende en la que caminar por el centro histórico es un regalo para los sentidos, especialmente si lo haces en primavera, con el azahar en flor, pero también es una delicia cuando calienta el sol del invierno.

Si estás pensando en bajar al sur para no perder el norte, sí, has leído bien, me agradecerás además estas recomendaciones de restaurantes para comer genial sin gastarte un dineral, ¡palabrita!

Madrid

Y al igual que te cuento que soy de Sevilla y que me encanta mi ciudad, también confieso que cada vez que llego a la estación de Atocha y comienzo a ver cómo los edificios de Madrid desdibujan su cielo, recuerdo lo mucho que me gusta la capital.

Madrid es sinónimo de posibilidades, el sueño de cualquier jovencita impresionable de provincias. Pero al margen de eso es mucho más, ahora en serio. Pasear por el centro levantando la vista y deleitarse con las fachadas de los edificios es una gozada y su oferta museística.

Y por supuesto, como catadora de restaurantes y heladerías profesional, para mí es el paraíso: desde un buen plato de pasta en La Tavernetta hasta una tarrina con un mix de sabores imposibles en Cora. Ay.

Vila Real de Santo Antonio

iStock CBCK-Christine

Vale, ahora sí, vamos a salir de España, pero no mucho. ¿El porqué de la bromita? Pues porque Vila Real de Santo Antonio es un encantador pueblo portugués limítrofe con nuestra frontera en la provincia de Huelva.

Este rincón del Algarve es el lugar al que tienes que ir para nutrirte bien de cultura portuguesa sin dejarte un pastizal, ya que además tiene muchas cosas que unen al costero con Lisboa gracias a la figura del Marqués de Pombal.

Si te gusta la cerámica como a cualquier millennial promedio, comer rico y los mercadillos de antigüedades además de romantizar un poco tu vida, este sitio es para ti.

Lisboa

Y si Vila Real se te queda pequeño o ya has estado y te apetece seguir conociendo el país vecino, uno de ellos, sin duda Lisboa es tu ciudad. A mí me robó el corazón nada más salir de la boca del metro y llegar a la Plaza Figueira.

Los paseos por el barrio de Alfama, los platos de bacalao y las bifanas, las vistas a la desembocadura del Tajo y por supuesto los paseos en tranvía y los pasteles de Belem terminan de hacer de Lisboa una ciudad deliciosa.

Como consejito extra, si te gustan las gochadas, tienes que probar las hamburguesas de Ground Burger, en la Plaza de España.

Chefchaouen

Y de Portugal a Marruecos, porque sí, no es necesario que abandones tu coche para cruzar el Mediterráneo gracias a los ferries.

Para mí el país africano es una asignatura pendiente y sin duda la ciudad de Chefchaouen tiene un hueco especial reservado en mi corazón. Sus casas que a pesar del azul recuerdan a las de pueblos como Ronda o Vejer, con las que, como destacan en National Geographic, está hermanada, son un espectáculo para la vista en la mitad de las montañas del Rif.

Chefchaouen siempre ha sido el resultado de una mezcla de culturas, pues es uno de los lugares donde los musulmanes y judíos que fueron expulsados de España fueron a asentarse, de nuevo.

Granada

Y hablando de confluencia de culturas, cómo no, Granada. He estado en una ocasión y llevo desde entonces soñando con repetir, ya que es todo lo que prometen de ella y mucho más.

Ni que decir tiene que la visita a la Alhambra es imperdible, pero Granada es mucho más: paseos por el Albaicín hasta llegar al Mirador de San Nicolás, su catedral, Sierra Nevada y, por supuesto, su gastronomía. Para perderse de cualquiera de las formas.

Toledo

Y siguiendo con la tónica anterior, una parada en la ciudad de las tres culturas. Cuando fui lo hice en coche y las cinco horas al volante merecieron muchísimo la pena. En este caso te recomiendo que vayas cuatro o cinco días para que puedas disfrutar tranquilamente de tu escapada y descansar, pero si no tienes mucho tiempo, te aseguro que en un fin de semana es más que posible empaparse bien de Toledo.

Como paradas imprescindibles has de anotar las siguientes, porque de verdad que todas merecen la pena: su catedral, el Mirador del Valle, con las mejores vistas de la ciudad, la Sinagoga de Santa María La Blanca, el Monasterio de San Juan de los Reyes, el alcázar, la Plaza del Zocodover, la Iglesia de los Jesuítas y sus vistas desde arriba después de subir muuuchos escalones (no aptas para aquellos que padezcan de vértigo) y la Mezquita del Cristo de la Luz.

Personalmente, me encantó poder ver El entierro del Conde de Orgaz, la pintura de El Greco, uno de mis artistas favoritos.

Fotos | Pixabay y iStock CBCK-Christine

En Trendencias | Las 31 escapadas románticas por España para hacer en pareja en las que quizá no habías pensado

– La noticia

Estos son mis destinos favoritos para 2024 dentro y fuera de España a los que puedes viajar sin coger el avión

fue publicada originalmente en

Trendencias

por
Cristina Sobrino

. (FUENTE ORIGINAL a un solo click en) —-> Leer más (publicado gracias a) —-> Trendencias