21 mayo 2024 Por Anabel Palomares 0

He terminado con mi procrastinación y aumentado mi productividad. El secreto es ahora aplico la regla RH teletrabajando

Procrastinar. Del lat. procrastināre. Diferir, aplazar. Esta es la definición que da la RAE de un término que me persigue desde que teletrabajo hace más de seis años. Según explica Joseph Ferrari, profesor de psicología en la Universidad DePaul en Chicago, en su libro ‘Still Procrastinating?: The No Regrets Guide to Getting it Done’, el 20% de la población adulta son procrastinadores crónicos. Yo soy una de ellas.

Los procrastinadores nos mentimos a nosotros mismos diciéndonos frases como “termino este capítulo de ‘Los Bridgerton’ y me pongo con esta tarea”, cuando en realidad lo que hacemos es retrasar hasta la saciedad algo que nos resulta incómodo, nos aburre o no nos apetece. Según Fuschia M. Sirois, profesora de psicología de la Universidad de Durham en Reino Unido, la procrastinación es “el retraso voluntario e innecesario de una tarea importante, a pesar de saber que estarás peor si no la haces”. De hecho, la ciencia asegura que no procrastinamos por pereza o por falta de tiempo sino por nuestro estado de ánimo.

Las investigaciones han demostrado que practicar la autocompasión y tratarte con amabilidad, es el mejor remedio para quitarnos el sentimiento de culpa por procrastinar, pero lo cierto es que personalmente estoy harta de ser procrastinadora porque a lo largo del día me veo envuelta en una vorágine de excusas que solo me generan estrés, ansiedad y frustración.

La buena noticia es que soy cabezota y estoy decidida a dar con ese truco o método que consiga, de una vez por todas, acabar con mi procrastinación. Así es como llegué a la regla 5H de Daniel Colombo, experto en motivación y desarrollador de líderes y equipos.

Qué es la regla 5H y cómo ponerla en práctica

Daniel Colombo ha ideado la regla 5H como un método para vencer la procrastinación que se basa en cinco hábitos que tenemos que incorporar en nuestro día a día. Combinados, dan resultados excelentes. Doy fe.

Hábito 1: Cambia el enfoque

Cuando cambiamos la línea de nuestro pensamiento y dirigimos la autoconversación hacia otro terreno es más probable que cambiemos el hábito. Según un estudio publicado en ScienceDirect, la programación neurolingüística que proyectas sobre ti mismo hace que se incrementen las opciones de éxito, así que lo primero que haremos será cambiar la forma en que pensamos sobre esa tarea que procrastinamos. Colombo afirma que reconocer el pensamiento cuando aparece (ese que nos hace procrastinar), desviar el enfoque de ese pensamiento a la acción exactamente opuesta y reconocer dónde está el beneficio a medio y largo plazo, son claves para transformar el hábito.

Hábito 2: Piensa en la próxima acción

Vamos a ir paso a paso así que piensa en cuál es la acción inmediata que tienes delante. Solo esa. “Visualizar tu estado interno “como si” ya hubieses completado la tarea dará combustible a tu mente consciente para llevarte adelante”, explica Colombo. Es decir, pensamos a corto plazo y nos vemos con la tarea finalizada. Qué bien sienta cuando terminas algo pesado, parece que te has quitado un peso. Piensa en esa sensación agradable de una tarea completada.

Ese cambio en el pensamiento hacia algo positivo puede reforzarse si usas la regla de los 5 segundos que Mel Robbins explica en su libro ‘The 5 second Rule‘. Robins asegura que para salir de esa parálisis emocional y mental debemos movernos en cinco segundos para romper con el bloqueo. El resto de acciones irán más rodadas porque en ocasiones lo que más nos cuesta es empezar.

Hábito 3: Organiza las tareas, divídelas y haz listas

Según Colombo, “cuando estás organizado con un método que funcione para ti, el cerebro da órdenes y todo resultará más fluido”. Si dividimos una tarea enorme en pequeñas tareas, es más abarcable y nos parece menos tediosa y pesada. Te pongo un ejemplo. Tengo que escribir un artículo enorme sobre un tema que requiere una investigación exhaustiva. Lo que hago es que divido la tarea grande en tareas más pequeñas como encontrar a profesionales y expertos en la materia, recabar información, buscar estudios, estructurar el artículo, escribirlo, corregirlo, editarlo, montarlo…

Colombo asegura que es necesario empezar por la tarea más difícil como en el truco de productividad de comerse la rana, pero en mi caso no siempre es posible. La tarea se me antoja titánica, pero si elijo algo pequeño por dónde empezar, se reduce la magnitud general. Es una forma de empezar por algún sitio y una vez en marcha, aunque no termine hoy el proyecto ya tendré camino andado.

Hábito 4: Enfócate en los beneficios

Tendemos a pensar en lo malo, en lo difícil que va a resultar el camino hasta el resultado, pero es mucho más recomendable enfocarnos en los beneficios de terminar esa tarea. El experto asegura que tenemos que buscar un “beneficio real y concreto». Por ejemplo, cuando termine esa tarea me sentiré orgullosa del artículo escrito, tendré más tiempo para dedicarlo a mis hobbies y habré aprendido y conectado con muchas personas durante el proyecto.

Hábito 5: Trabaja tu autoconsciencia

Es fácil que durante el proceso caigas de nuevo en ese pensamiento de “no puedo”, “no sé por dónde empezar” o “creo que no sabré hacerlo”, pero si trabajamos la autoconciencia, una habilidad clave en la inteligencia emocional, pondremos lógica a aquello que no la tienda. Es importante identificar esa procrastinación y preguntarnos por qué ocurre. Así podemos dar a nuestro cerebro una respuesta a esa excusa que se inventa.

Se ha demostrado que el cerebro aprende y aunque al principio nos cueste, el segundo día costará un poco menos y al siguiente menos y así sucesivamente hasta que la procrastinación desaparezca por completo. Y si vuelves a procrastinar, no te castigues, por favor. Es algo que puede pasarnos a todos, pero si tenemos la autoconciencia desarrollada nos daremos cuenta de que hemos caído y nos podremos volver a situar en el camino correcto.

Nota: algunos de los enlaces de este artículo son afiliados y pueden reportar un beneficio a Trendencias.

Fotos | Succession

En Trendencias | ​​Las 20 mejores series de HBO Max que puedes ver ahora mismo

En Trendencias | 113 frases motivadoras que te ayudarán a conseguir lo que te propongas en la vida


La noticia

He terminado con mi procrastinación y aumentado mi productividad. El secreto es ahora aplico la regla RH teletrabajando

fue publicada originalmente en

Trendencias

por
Anabel Palomares

.

Procrastinar. Del lat. procrastināre. Diferir, aplazar. Esta es la definición que da la RAE de un término que me persigue desde que teletrabajo hace más de seis años. Según explica Joseph Ferrari, profesor de psicología en la Universidad DePaul en Chicago, en su libro ‘Still Procrastinating?: The No Regrets Guide to Getting it Done’, el 20% de la población adulta son procrastinadores crónicos. Yo soy una de ellas.

Los procrastinadores nos mentimos a nosotros mismos diciéndonos frases como “termino este capítulo de ‘Los Bridgerton’ y me pongo con esta tarea”, cuando en realidad lo que hacemos es retrasar hasta la saciedad algo que nos resulta incómodo, nos aburre o no nos apetece. Según Fuschia M. Sirois, profesora de psicología de la Universidad de Durham en Reino Unido, la procrastinación es “el retraso voluntario e innecesario de una tarea importante, a pesar de saber que estarás peor si no la haces”. De hecho, la ciencia asegura que no procrastinamos por pereza o por falta de tiempo sino por nuestro estado de ánimo.

En Trendencias

Contestar a esta pregunta es clave para ser más inteligente. Tendríamos que hacerlo a diario

Las investigaciones han demostrado que practicar la autocompasión y tratarte con amabilidad, es el mejor remedio para quitarnos el sentimiento de culpa por procrastinar, pero lo cierto es que personalmente estoy harta de ser procrastinadora porque a lo largo del día me veo envuelta en una vorágine de excusas que solo me generan estrés, ansiedad y frustración.

La buena noticia es que soy cabezota y estoy decidida a dar con ese truco o método que consiga, de una vez por todas, acabar con mi procrastinación. Así es como llegué a la regla 5H de Daniel Colombo, experto en motivación y desarrollador de líderes y equipos.

Qué es la regla 5H y cómo ponerla en práctica

Daniel Colombo ha ideado la regla 5H como un método para vencer la procrastinación que se basa en cinco hábitos que tenemos que incorporar en nuestro día a día. Combinados, dan resultados excelentes. Doy fe.

Hábito 1: Cambia el enfoque

Cuando cambiamos la línea de nuestro pensamiento y dirigimos la autoconversación hacia otro terreno es más probable que cambiemos el hábito. Según un estudio publicado en ScienceDirect, la programación neurolingüística que proyectas sobre ti mismo hace que se incrementen las opciones de éxito, así que lo primero que haremos será cambiar la forma en que pensamos sobre esa tarea que procrastinamos. Colombo afirma que reconocer el pensamiento cuando aparece (ese que nos hace procrastinar), desviar el enfoque de ese pensamiento a la acción exactamente opuesta y reconocer dónde está el beneficio a medio y largo plazo, son claves para transformar el hábito.

En Trendencias

No te das cuenta, pero estos seis hábitos científicamente probados te harán más inteligente

Hábito 2: Piensa en la próxima acción

Vamos a ir paso a paso así que piensa en cuál es la acción inmediata que tienes delante. Solo esa. “Visualizar tu estado interno “como si” ya hubieses completado la tarea dará combustible a tu mente consciente para llevarte adelante”, explica Colombo. Es decir, pensamos a corto plazo y nos vemos con la tarea finalizada. Qué bien sienta cuando terminas algo pesado, parece que te has quitado un peso. Piensa en esa sensación agradable de una tarea completada.

Ese cambio en el pensamiento hacia algo positivo puede reforzarse si usas la regla de los 5 segundos que Mel Robbins explica en su libro ‘The 5 second Rule’. Robins asegura que para salir de esa parálisis emocional y mental debemos movernos en cinco segundos para romper con el bloqueo. El resto de acciones irán más rodadas porque en ocasiones lo que más nos cuesta es empezar.

Hábito 3: Organiza las tareas, divídelas y haz listas

Según Colombo, “cuando estás organizado con un método que funcione para ti, el cerebro da órdenes y todo resultará más fluido”. Si dividimos una tarea enorme en pequeñas tareas, es más abarcable y nos parece menos tediosa y pesada. Te pongo un ejemplo. Tengo que escribir un artículo enorme sobre un tema que requiere una investigación exhaustiva. Lo que hago es que divido la tarea grande en tareas más pequeñas como encontrar a profesionales y expertos en la materia, recabar información, buscar estudios, estructurar el artículo, escribirlo, corregirlo, editarlo, montarlo…

Colombo asegura que es necesario empezar por la tarea más difícil como en el truco de productividad de comerse la rana, pero en mi caso no siempre es posible. La tarea se me antoja titánica, pero si elijo algo pequeño por dónde empezar, se reduce la magnitud general. Es una forma de empezar por algún sitio y una vez en marcha, aunque no termine hoy el proyecto ya tendré camino andado.

En Trendencias

Aplicar la “inflexibilidad intencional” teletrabajando es el truco de productividad que consigue que esté siempre enfocada

Hábito 4: Enfócate en los beneficios

Tendemos a pensar en lo malo, en lo difícil que va a resultar el camino hasta el resultado, pero es mucho más recomendable enfocarnos en los beneficios de terminar esa tarea. El experto asegura que tenemos que buscar un “beneficio real y concreto». Por ejemplo, cuando termine esa tarea me sentiré orgullosa del artículo escrito, tendré más tiempo para dedicarlo a mis hobbies y habré aprendido y conectado con muchas personas durante el proyecto.

Hábito 5: Trabaja tu autoconsciencia

Es fácil que durante el proceso caigas de nuevo en ese pensamiento de “no puedo”, “no sé por dónde empezar” o “creo que no sabré hacerlo”, pero si trabajamos la autoconciencia, una habilidad clave en la inteligencia emocional, pondremos lógica a aquello que no la tienda. Es importante identificar esa procrastinación y preguntarnos por qué ocurre. Así podemos dar a nuestro cerebro una respuesta a esa excusa que se inventa.

Se ha demostrado que el cerebro aprende y aunque al principio nos cueste, el segundo día costará un poco menos y al siguiente menos y así sucesivamente hasta que la procrastinación desaparezca por completo. Y si vuelves a procrastinar, no te castigues, por favor. Es algo que puede pasarnos a todos, pero si tenemos la autoconciencia desarrollada nos daremos cuenta de que hemos caído y nos podremos volver a situar en el camino correcto.

Nota: algunos de los enlaces de este artículo son afiliados y pueden reportar un beneficio a Trendencias.

Fotos | Succession

En Trendencias | ​​Las 20 mejores series de HBO Max que puedes ver ahora mismo

En Trendencias | 113 frases motivadoras que te ayudarán a conseguir lo que te propongas en la vida

– La noticia

He terminado con mi procrastinación y aumentado mi productividad. El secreto es ahora aplico la regla RH teletrabajando

fue publicada originalmente en

Trendencias

por
Anabel Palomares

. (FUENTE ORIGINAL a un solo click en) —-> Leer más (publicado gracias a) —-> Trendencias