16 mayo 2024 Por Sara Hormigo 0

La postura que mejora la memoria según la ciencia y cómo ponerla en práctica

La neurociencia estudia el cerebro y es capaz, por ejemplo, de explicar entre otras funciones, que uno de los trucos que usa el cerebro para memorizar puede ser el que nos permita desempeñar varias tareas a la vez. Pues bien, después de analizar distintas publicaciones científicas relacionadas, la neurociencia puede explicar mucho más a cerca de esto. Por ejemplo, un estudio de la Universidad de Washington señaló que las áreas del cerebro que controlan el movimiento están conectadas a redes involucradas en el control de funciones corporales involuntarias como la presión arterial y los latidos del corazón.

Gracias a todas estas investigaciones, por tanto, se ha descubierto cómo es la relación del cerebro con el resto de órganos y, parece ser que nuestra mente no solo depende de lo que pasa en nuestro cerebro, sino de lo que ocurre en el cuerpo entero; por eso, corregir algo tan simple como la postura corporal puede ser clave para mejorar nuestra memoria según dice la ciencia.

Cómo afecta la postura corporal a nuestro rendimiento

La reciente investigación que reveló estas conclusiones corrió a cargo de Nazareth Castellanos, doctora en neurociencia quien estudió cómo diferentes factores del cuerpo como la postura o la respiración, influyen en la dinámica neuronal. Esa dinámica neuronal afecta, según sus estudios, no solo a nuestras emociones sino también a nuestras capacidades de concentración, por ejemplo, algo que en consecuencia repercute a nuestro trabajo y a la eficacia del mismo.

La doctora su libro Neurociencia del cuerpo: Cómo el organismo esculpe el cerebro, explica cómo diferentes factores corporales son determinantes en nuestro cerebro y tienen un impacto directo sobre las neuronas. Así, la memoria, la atención, el estado de ánimo o las emociones dependen de cuestiones como la postura corporal, los gestos faciales, la microbiota intestinal o el estómago; pasando, incluso, por los latidos del corazón o por la manera en que respiramos.

Amazon

Neurociencia del cuerpo: Cómo el organismo esculpe el cerebro (En órbita)

Un par de ejemplos de cómo influye nuestro cuerpo en el cerebro son: cómo se ha comprobado que la respiración nasal regula mejor las emociones que la oral, según este estudio, y cómo el intestino influye sobre el cerebro y no al revés, según esta otra investigación. Lo mismo ocurre con la postura corporal, capaz de influir en el sistema nervioso, tal y como explica la doctora en su libro. De hecho el neurocientífico Antonio Damasio, ya aseguraba que “nuestro cuerpo sabe lo que la mente aún no se ha dado cuenta”.

Por su parte, durante la jornada Habitar Plenamente organizada por el Consejo General de la Arquitectura Técnica de España, la doctora Castellanos aseguraba que la clave era entender «el cuerpo como una vivienda». «Cuanta más conciencia corporal tengamos, mejor sabremos distinguir una emoción de otra y si somos conscientes de las reacciones de nuestro cuerpo, podremos adelantarnos a lo que vamos a sentir».

Cuál es la mejor postura para mejorar nuestra memoria

Según nuestra postura, el cerebro se involucra y actúa de una manera diferente. La doctora explica que, por ejemplo, estar encorvado «genera malestar e incluso hace que se atenúen los recursos relacionados con la memoria: recordaré menos información de la que escuche y retendré mejor la que sea negativa.”

Este hecho se demostró con este otro estudio alemán, que probaba que el número de palabras negativas que recordamos es mayor cuando estamos encorbados, mientras que, si estamos rectos, recordamos más palabras positivas. Si tomamos esto como punto de partida, al estirarnos tendremos “más recursos neuronales dedicados a la memoria” en palabras de la propia doctora Castellanos.

Por su parte, la pedagoga experta en neurociencia, Marta Romo, también hace alusión en su blog a este estudio, a que, por ejemplo «apoyar la cabeza en las manos mientras tratas de comprender o memorizar un texto, resultará más difícil si te sientas erguido, pues reforzarás la actividad del sistema parasimpático que lo que busca es que te relajes y finalmente te duermas».

Así, una posición erguida en la silla nos ayudará a mejorar la memoria y concentrarnos mejor, según la ciencia, además de ayudarnos a mantener una correcta higiene postural que nos evite dolores de espalda. Si estamos erguidos, trabajaremos mejor y de manera más eficiente. Palabra de la neurociencia.

Nota: algunos de los enlaces de este artículo son afiliados y pueden reportar un beneficio a Trendencias.

Fotos | MART PRODUCTION y Tima Miroshnichenko Pexels

En Trendencias | 105 frases motivadoras que te ayudarán a conseguir lo que te propongas en la vida

En Trendencias | Bilbao BBK Live 2023: todos los conciertos, entradas y horarios confirmados


La noticia

La postura que mejora la memoria según la ciencia y cómo ponerla en práctica

fue publicada originalmente en

Trendencias

por
Sara Hormigo

.

La neurociencia estudia el cerebro y es capaz, por ejemplo, de explicar entre otras funciones, que uno de los trucos que usa el cerebro para memorizar puede ser el que nos permita desempeñar varias tareas a la vez. Pues bien, después de analizar distintas publicaciones científicas relacionadas, la neurociencia puede explicar mucho más a cerca de esto. Por ejemplo, un estudio de la Universidad de Washington señaló que las áreas del cerebro que controlan el movimiento están conectadas a redes involucradas en el control de funciones corporales involuntarias como la presión arterial y los latidos del corazón.

Gracias a todas estas investigaciones, por tanto, se ha descubierto cómo es la relación del cerebro con el resto de órganos y, parece ser que nuestra mente no solo depende de lo que pasa en nuestro cerebro, sino de lo que ocurre en el cuerpo entero; por eso, corregir algo tan simple como la postura corporal puede ser clave para mejorar nuestra memoria según dice la ciencia.

Cómo afecta la postura corporal a nuestro rendimiento

La reciente investigación que reveló estas conclusiones corrió a cargo de Nazareth Castellanos, doctora en neurociencia quien estudió cómo diferentes factores del cuerpo como la postura o la respiración, influyen en la dinámica neuronal. Esa dinámica neuronal afecta, según sus estudios, no solo a nuestras emociones sino también a nuestras capacidades de concentración, por ejemplo, algo que en consecuencia repercute a nuestro trabajo y a la eficacia del mismo.

La doctora su libro Neurociencia del cuerpo: Cómo el organismo esculpe el cerebro, explica cómo diferentes factores corporales son determinantes en nuestro cerebro y tienen un impacto directo sobre las neuronas. Así, la memoria, la atención, el estado de ánimo o las emociones dependen de cuestiones como la postura corporal, los gestos faciales, la microbiota intestinal o el estómago; pasando, incluso, por los latidos del corazón o por la manera en que respiramos.

Amazon

Neurociencia del cuerpo: Cómo el organismo esculpe el cerebro (En órbita)

Hoy en Amazon — 17,10 €
El Corte Inglés — 17,10 €

* Algún precio puede haber cambiado desde la última revisión

Un par de ejemplos de cómo influye nuestro cuerpo en el cerebro son: cómo se ha comprobado que la respiración nasal regula mejor las emociones que la oral, según este estudio, y cómo el intestino influye sobre el cerebro y no al revés, según esta otra investigación. Lo mismo ocurre con la postura corporal, capaz de influir en el sistema nervioso, tal y como explica la doctora en su libro. De hecho el neurocientífico Antonio Damasio, ya aseguraba que “nuestro cuerpo sabe lo que la mente aún no se ha dado cuenta”.

Por su parte, durante la jornada Habitar Plenamente organizada por el Consejo General de la Arquitectura Técnica de España, la doctora Castellanos aseguraba que la clave era entender «el cuerpo como una vivienda». «Cuanta más conciencia corporal tengamos, mejor sabremos distinguir una emoción de otra y si somos conscientes de las reacciones de nuestro cuerpo, podremos adelantarnos a lo que vamos a sentir».

Cuál es la mejor postura para mejorar nuestra memoria

Según nuestra postura, el cerebro se involucra y actúa de una manera diferente. La doctora explica que, por ejemplo, estar encorvado «genera malestar e incluso hace que se atenúen los recursos relacionados con la memoria: recordaré menos información de la que escuche y retendré mejor la que sea negativa.”

Este hecho se demostró con este otro estudio alemán, que probaba que el número de palabras negativas que recordamos es mayor cuando estamos encorbados, mientras que, si estamos rectos, recordamos más palabras positivas. Si tomamos esto como punto de partida, al estirarnos tendremos “más recursos neuronales dedicados a la memoria” en palabras de la propia doctora Castellanos.

Por su parte, la pedagoga experta en neurociencia, Marta Romo, también hace alusión en su blog a este estudio, a que, por ejemplo «apoyar la cabeza en las manos mientras tratas de comprender o memorizar un texto, resultará más difícil si te sientas erguido, pues reforzarás la actividad del sistema parasimpático que lo que busca es que te relajes y finalmente te duermas».

Así, una posición erguida en la silla nos ayudará a mejorar la memoria y concentrarnos mejor, según la ciencia, además de ayudarnos a mantener una correcta higiene postural que nos evite dolores de espalda. Si estamos erguidos, trabajaremos mejor y de manera más eficiente. Palabra de la neurociencia.

Nota: algunos de los enlaces de este artículo son afiliados y pueden reportar un beneficio a Trendencias.

Fotos | MART PRODUCTION y Tima Miroshnichenko Pexels

En Trendencias | 105 frases motivadoras que te ayudarán a conseguir lo que te propongas en la vida

En Trendencias | Bilbao BBK Live 2023: todos los conciertos, entradas y horarios confirmados

– La noticia

La postura que mejora la memoria según la ciencia y cómo ponerla en práctica

fue publicada originalmente en

Trendencias

por
Sara Hormigo

. (FUENTE ORIGINAL a un solo click en) —-> Leer más (publicado gracias a) —-> Trendencias