5 mayo 2024 Por Anabel Palomares 0

La regla de los 3 segundos, el secreto mejor guardado de las personas más inteligentes para ser más persuasivas

La negociación parece algo exclusivo para grandes empresarios y personas influyentes que tienen reuniones importantes. Nada más lejos de la realidad. Negociamos a diario y casi sin darnos cuenta. Con nuestros hijos por ejemplo cuando queremos que se vistan por las mañanas. Con nuestra madre. Con nuestra pareja. En una reunión de vecinos.

En el trabajo también negociamos sin enterarnos. Cuando intentamos convencer a nuestro jefe de nuestra idea. Cuando hablamos con un compañero de cómo nos beneficiará este cambio en el proceso. Cuando intentamos convencer a alguien del retorno de una de nuestras acciones. Lo que no sabemos al negociar, son los beneficios que tiene la regla de los tres segundos en nuestra capacidad de persuasión.

La regla de los tres segundos, un truco de negociación

Según un estudio publicado en el Journal of Applied Psychology, sentarse en silencio durante al menos tres segundos en un momento complicado, ya sea en una negociación, en una discusión o en una conversación, hace que ambas personas sean más deliberativas y conduce a mejores resultados.

El silencio es tu aliado en una negociación, pero no por la percepción social de que el silencio es una forma de intimidación, ya que no se encuentra evidencia de ninguna asociación entre el silencio prolongado y la proporción del valor reclamado o el valor subjetivo de la contraparte, sino porque nos muestra como a una persona reflexiva. Es decir, el silencio no es intimidante. Lo que sí percibimos es que la otra persona cuando está en silencio es que está pensando. Está reflexionando. No está simplemente reaccionando ni tratando de salirte con la suya. Está tratando de encontrar una solución que funcione para ambos.

Aunque podríamos pensar que lo que hacemos es crear un vacío psicológico que la otra parte se siente obligada a llenar. Cuando dejas de hablar, indicas que estás esperando una respuesta, una concesión o una aclaración. Según el estudio, el silencio prolongado aumenta la creación de valor al interrumpir el pensamiento predeterminado y fijo y fomentar una mentalidad más deliberativa.

También funciona como un método de escucha reflexiva. La otra persona percibe que estamos atentos y eso consigue que la otra persona no se sienta atacada sino escuchada, aunque no opinéis lo mismo. Ese silencio muestra que estás intentando comprender sus necesidades y puntos de vista.

Hacer una pausa ocasional te ayuda a reflexionar realmente sobre lo que dice la otra persona, lo que según los investigadores, conduce a una mayor creación de valor: en lugar de tratar de tomar la mayor parte posible del pastel existente, un poco de silencio te ayuda a ti y a la otra parte a encontrar maneras de crear un pastel aún más grande que puedan compartir.

Esto se une con algo que ya nos indicó el ex agente del FBI Chris Voss, negociar, persuadir y convencer no es un juego en el que se deba ganar o perder. Es mucho mejor cuando ambas personas sienten que reciben algo de valor. Imagina una discusión con tu pareja. Es mucho mejor solución cuando ambos estáis de acuerdo en una decisión no por presión, sino porque realmente es una solución buena para ambos.

Fotos |  Maryna Yazbeck en Unsplash, Christina @ wocintechchat.com en Unsplash

En Trendencias | Ghosting: en qué consiste y qué tipo de persona lo suele realizar

En Trendencias | Las 110 mejores preguntas para conocer a alguien


La noticia

La regla de los 3 segundos, el secreto mejor guardado de las personas más inteligentes para ser más persuasivas

fue publicada originalmente en

Trendencias

por
Anabel Palomares

.

La negociación parece algo exclusivo para grandes empresarios y personas influyentes que tienen reuniones importantes. Nada más lejos de la realidad. Negociamos a diario y casi sin darnos cuenta. Con nuestros hijos por ejemplo cuando queremos que se vistan por las mañanas. Con nuestra madre. Con nuestra pareja. En una reunión de vecinos.

En el trabajo también negociamos sin enterarnos. Cuando intentamos convencer a nuestro jefe de nuestra idea. Cuando hablamos con un compañero de cómo nos beneficiará este cambio en el proceso. Cuando intentamos convencer a alguien del retorno de una de nuestras acciones. Lo que no sabemos al negociar, son los beneficios que tiene la regla de los tres segundos en nuestra capacidad de persuasión.

En Trendencias

El truco de la fruta para entender el rechazo es lo mejor que me ha enseñado la psicología para cuidar mi autoestima

La regla de los tres segundos, un truco de negociación

Según un estudio publicado en el Journal of Applied Psychology, sentarse en silencio durante al menos tres segundos en un momento complicado, ya sea en una negociación, en una discusión o en una conversación, hace que ambas personas sean más deliberativas y conduce a mejores resultados.

El silencio es tu aliado en una negociación, pero no por la percepción social de que el silencio es una forma de intimidación, ya que no se encuentra evidencia de ninguna asociación entre el silencio prolongado y la proporción del valor reclamado o el valor subjetivo de la contraparte, sino porque nos muestra como a una persona reflexiva. Es decir, el silencio no es intimidante. Lo que sí percibimos es que la otra persona cuando está en silencio es que está pensando. Está reflexionando. No está simplemente reaccionando ni tratando de salirte con la suya. Está tratando de encontrar una solución que funcione para ambos.

Aunque podríamos pensar que lo que hacemos es crear un vacío psicológico que la otra parte se siente obligada a llenar. Cuando dejas de hablar, indicas que estás esperando una respuesta, una concesión o una aclaración. Según el estudio, el silencio prolongado aumenta la creación de valor al interrumpir el pensamiento predeterminado y fijo y fomentar una mentalidad más deliberativa.

También funciona como un método de escucha reflexiva. La otra persona percibe que estamos atentos y eso consigue que la otra persona no se sienta atacada sino escuchada, aunque no opinéis lo mismo. Ese silencio muestra que estás intentando comprender sus necesidades y puntos de vista.

En Trendencias

Soy introvertida y este truco es el que mejor me ha funcionado para destacar en el trabajo

Hacer una pausa ocasional te ayuda a reflexionar realmente sobre lo que dice la otra persona, lo que según los investigadores, conduce a una mayor creación de valor: en lugar de tratar de tomar la mayor parte posible del pastel existente, un poco de silencio te ayuda a ti y a la otra parte a encontrar maneras de crear un pastel aún más grande que puedan compartir.

Esto se une con algo que ya nos indicó el ex agente del FBI Chris Voss, negociar, persuadir y convencer no es un juego en el que se deba ganar o perder. Es mucho mejor cuando ambas personas sienten que reciben algo de valor. Imagina una discusión con tu pareja. Es mucho mejor solución cuando ambos estáis de acuerdo en una decisión no por presión, sino porque realmente es una solución buena para ambos.

Fotos |  Maryna Yazbeck en Unsplash, Christina @ wocintechchat.com en Unsplash

En Trendencias | Ghosting: en qué consiste y qué tipo de persona lo suele realizar

En Trendencias | Las 110 mejores preguntas para conocer a alguien

– La noticia

La regla de los 3 segundos, el secreto mejor guardado de las personas más inteligentes para ser más persuasivas

fue publicada originalmente en

Trendencias

por
Anabel Palomares

. (FUENTE ORIGINAL a un solo click en) —-> Leer más (publicado gracias a) —-> Trendencias