22 marzo 2024 Por Anabel Palomares 0

La “regla de los tres segundos” ha conseguido que deje de perder el tiempo teletrabajando y gane productividad sin darme cuenta

Mi padre hace una lista de pros y contras con cada una de las decisiones que tiene que tomar en la vida. Creo que solo supo, sin ningún género de dudas, que quería casarse con mi madre y que me llamaría Anabel. El resto de cosas que necesitan una decisión son una tortura para él. Elegir unas zapatillas nuevas, una tele, un depósito a plazo fijo. En esta ocasión no nos parecemos en nada.

Cuando llego a un restaurante con mi pareja o con un grupo de amigos y me dan la carta, siempre soy la primera en decidir. Elijo rápido entre dos opciones o más. No suelo ser una persona indecisa en ningún aspecto. En el ámbito laboral tampoco y parte de la culpa es de que sigo a rajatabla “la regla de los tres segundos».

En qué consiste la regla de los tres segundos

Cuando era pequeña me encantaba el baloncesto, y existe un arregla durante los partidos que dice que “un jugador no permanecerá más de tres segundos consecutivos en la zona restringida de los adversarios mientras su equipo tenga el control de un balón en su pista delantera y el reloj de partido esté en marcha”. Debe tirar a canasta, pasar o salir. Y debe decidir qué hacer en tres segundos. Yo hago exactamente lo mismo con las decisiones.

De esta forma me quito de un plumazo la parálisis por análisis. Como bien nos explica Alberto Soler, la parálisis por análisis es el bloqueo que se produce ante la decisión sobre una situación importante. Nos quedamos atascados en la fase de contemplar todas las posibles opciones, los pros, los contras, los qué pasaría si… Pero cuando asumimos una opción no somos capaces de desprendernos de las otras. No podemos decidir y la parálisis por análisis termina convirtiéndose en una especie de procrastinación.

Esta regla nos puede resultar muy práctica para evitar el perfeccionamiento tóxico que nos impide finalizar las tareas. Contamos hasta tres y decidimos, sin análisis excesivos, sin excusas, sin pensamientos extra. Pero es importante algo: no pensar en la decisión tomada una vez decidida. Sea lo que sea que pasará una vez decidido, no tengo miedo a las consecuencias, porque tengo la confianza suficiente de que podré afrontar la situación y hacerme con ella. Pienso en esa decisión como si fuera solo una jornada en un largo partido. Una vez pasa no miro atrás porque no sirve de nada.

No significa que sea la fórmula mágica que nos ayuda a tomar las mejores decisiones. Es un método que consigue que evitemos perder tiempo en la toma de decisiones y que por lo tanto, ganemos en productividad porque en lo que antes empleamos 15 minutos (por ejemplo para elegir entre dos fotos de portada para un artículo), ahora solo nos lleve tres segundos.

Con la regla de los tres segundos debes decidir en los primeros tres segundos desde el momento en que comienzas a considerarlo. Según el experto en productividad Peter Akkies, “la regla de los tres segundos funciona porque siempre ganas”.

Fotos | Homecoming

En Trendencias | 110 frases motivadoras que te ayudarán a conseguir lo que te propongas en la vida

En Trendencias | Amigos con derechos: todo lo que debes hacer para que salga bien


La noticia

La “regla de los tres segundos” ha conseguido que deje de perder el tiempo teletrabajando y gane productividad sin darme cuenta

fue publicada originalmente en

Trendencias

por
Anabel Palomares

.

Mi padre hace una lista de pros y contras con cada una de las decisiones que tiene que tomar en la vida. Creo que solo supo, sin ningún género de dudas, que quería casarse con mi madre y que me llamaría Anabel. El resto de cosas que necesitan una decisión son una tortura para él. Elegir unas zapatillas nuevas, una tele, un depósito a plazo fijo. En esta ocasión no nos parecemos en nada.

Cuando llego a un restaurante con mi pareja o con un grupo de amigos y me dan la carta, siempre soy la primera en decidir. Elijo rápido entre dos opciones o más. No suelo ser una persona indecisa en ningún aspecto. En el ámbito laboral tampoco y parte de la culpa es de que sigo a rajatabla “la regla de los tres segundos».

En Trendencias

Lo que Napoleón y yo tenemos en común es algo que ha disparado mi productividad

En qué consiste la regla de los tres segundos

Cuando era pequeña me encantaba el baloncesto, y existe un arregla durante los partidos que dice que “un jugador no permanecerá más de tres segundos consecutivos en la zona restringida de los adversarios mientras su equipo tenga el control de un balón en su pista delantera y el reloj de partido esté en marcha”. Debe tirar a canasta, pasar o salir. Y debe decidir qué hacer en tres segundos. Yo hago exactamente lo mismo con las decisiones.

De esta forma me quito de un plumazo la parálisis por análisis. Como bien nos explica Alberto Soler, la parálisis por análisis es el bloqueo que se produce ante la decisión sobre una situación importante. Nos quedamos atascados en la fase de contemplar todas las posibles opciones, los pros, los contras, los qué pasaría si… Pero cuando asumimos una opción no somos capaces de desprendernos de las otras. No podemos decidir y la parálisis por análisis termina convirtiéndose en una especie de procrastinación.

Esta regla nos puede resultar muy práctica para evitar el perfeccionamiento tóxico que nos impide finalizar las tareas. Contamos hasta tres y decidimos, sin análisis excesivos, sin excusas, sin pensamientos extra. Pero es importante algo: no pensar en la decisión tomada una vez decidida. Sea lo que sea que pasará una vez decidido, no tengo miedo a las consecuencias, porque tengo la confianza suficiente de que podré afrontar la situación y hacerme con ella. Pienso en esa decisión como si fuera solo una jornada en un largo partido. Una vez pasa no miro atrás porque no sirve de nada.

En Trendencias

No sabía que ser perezosa tenía todos estos beneficios en mi vida y mi trabajo hasta ahora

No significa que sea la fórmula mágica que nos ayuda a tomar las mejores decisiones. Es un método que consigue que evitemos perder tiempo en la toma de decisiones y que por lo tanto, ganemos en productividad porque en lo que antes empleamos 15 minutos (por ejemplo para elegir entre dos fotos de portada para un artículo), ahora solo nos lleve tres segundos.

Con la regla de los tres segundos debes decidir en los primeros tres segundos desde el momento en que comienzas a considerarlo. Según el experto en productividad Peter Akkies, “la regla de los tres segundos funciona porque siempre ganas”.

Fotos | Homecoming

En Trendencias | 110 frases motivadoras que te ayudarán a conseguir lo que te propongas en la vida

En Trendencias | Amigos con derechos: todo lo que debes hacer para que salga bien

– La noticia

La “regla de los tres segundos” ha conseguido que deje de perder el tiempo teletrabajando y gane productividad sin darme cuenta

fue publicada originalmente en

Trendencias

por
Anabel Palomares

. (FUENTE ORIGINAL a un solo click en) —-> Leer más (publicado gracias a) —-> Trendencias