3 enero 2024 Por Anabel Palomares 0

Los trucos que aprendí siendo improductiva y han conseguido que mi teletrabajo mejore con los años

El activista Ralph Nader dice que “​​tu mejor maestro es la última equivocación que tuviste”. Nadie está libre de cometer errores, pero de ellos es quizá de los que más se aprende a lo largo de los años. También en lo que a productividad y trabajo se refiere.

Después de años teletrabajando puedo decir que he cometido muchos muchísimos errores en mi carrera profesional. Muchos de ellos relacionados con la gestión de tiempo y la productividad, pero ser improductiva también me ha enseñado siete lecciones para que ahora, sea mi propia versión mejorada en cuanto a productividad.

Empieza

Una de las cosas que más me han costado siempre a la hora de trabajar es empezar una tarea que me parece tediosa. Un proyecto que veo inabarcable, un artículo que sé que se me va a atragantar por la dificultad que supone. Pero si nunca lo empiezo, nunca lo termino. Es lo que promulga la técnica de “comerse la rana” que habla de hacer lo que más nos cuesta lo primero de todo. Nos costará al principio, pero cuanto antes te lo quites de encima, más descanso mental tendrás, te lo aseguro.

Si tardas menos de dos minutos, hazlo ya

Como ya te he contado en alguna canción, trabajo desde casa. Antes me tomaba un café y dejaba la taza en la pila. Detrás de la taza iba el plato de la comida, otra taza más, una sartén y cuando me quería dar cuenta, tenía la cocina hecha un desastre y la pereza más grande en el cuerpo. Ahora no me pasa. Sigo la regla de los dos minutos que es tan fácil que asusta: si tardas menos de dos minutos en hacerlo, hazlo en ese momento.

Es aplicable a todo, desde meter la taza en el lavavajillas hasta mandar ese whatsapp o contestar ese email. Si tardas menos de dos minutos no lo dejes para luego, porque pasará a formar parte de tu lista de tareas pendiente que cada día será más y más larga, y cada día te dará más y más pereza hacer.

Mantén el orden en tu espacio de trabajo

Admito que nunca he sido ordenada. Me cuesta mantener el orden en casa, especialmente en el sitio en el que más tiempo paso: mi mesa de trabajo. Pero es mucho más importante para nuestro trabajo de lo que imaginamos. Desde Infojobs nos dan los beneficios de mantener el espacio de trabajo limpio y ordenado: impulsa tu rendimiento, productividad y eficacia; limita y elimina las distracciones; reduce el estrés laboral; y mejora la salud, porque evita la propagación de gérmenes y bacterias.

No te obsesiones con la perfección

La ciencia afirma que cuanto más tiempo dedicamos a hacer una tarea, más compleja se vuelve y más difícil es acabarla. Según este estudio, cuando se nos asigna una tarea pensamos en el tiempo que tenemos disponible para realizarla en lugar del tiempo que realmente necesitamos. Es lo que te explicábamos con la Ley de Parkinson que dice que «el trabajo se expande hasta llenar el tiempo disponible para que se termine».

Por eso un exceso de perfeccionismo lo que provoca es que terminemos por alargar más de lo necesario las tareas y estas, terminen en una larga lista de pendientes que nunca acaba. Por experiencia te digo que solo provoca frustración y hasta estrés, así que da por finalizada la tarea olvidando la perfección. Nadie es perfecto, ya nos lo explicaba la psicóloga y sexóloga Mamen Jiménez “El perfeccionismo, el miedo a la evaluación negativa (tanto propia como de otras personas) nos lleva en ocasiones a ser incapaces de decidir. Pero recuerda, nadie es perfecto, todos cometemos errores y de hecho aprendemos de ellos”

El descanso es tan importante o más que el trabajo

Tendemos a pesar que si descansamos menos, rendiremos más en el trabajo. Me decía a mí misma: no puedo parar ahora, tengo que terminar esta lista de tareas hoy. Amiga, sufría productivitis y pensaba que debía trabajar sin descanso, como una máquina. Pero soy un ser humano que necesita descansar, como todos.

Y no hablo solo de vacaciones, sino de cumplir con un horario realista o de tomarme un descanso para comer. Comer delante del ordenador solo me provoca malestar y una falsa sensación de que estoy trabajando más, pero no es real. Nuestro cerebro necesita parar para recuperarse, y nuestro cuerpo también, no lo olvides como hice yo.

No intentes la multitarea

El multitasking o multitarea mata la productividad. Es más, según esta investigación de la Universidad de Standford, también podría afectar a nuestra capacidad cognitiva, generando fallos de memoria y reduciendo nuestro coeficiente intelectual.

El cerebro humano no puede realizar múltiples tareas de manera efectiva desde una perspectiva neurocientífica y evolutiva. La cantidad de errores que cometerás será directamente proporcional a tu incapacidad de priorizar actividades, tal y como explica Charly Wigstrom Broncheur en Linkedin.

Es mucho mejor centrarte en una tarea que saltar de una a otra porque según esta otra investigación de la Universidad Estatal de Pensilvania, aunque la multitarea puede parecer provechosa, sólo el cambiar de una cosa a otra hace que se pierda hasta el 40% del tiempo productivo. Durante muchos años trabajé creyendo que el multitasking era la mejor manera de trabajar y es justo al contrario.

Aprende a decir “no”

Esta lección es la última que he aprendido. A nivel de trabajo pero también a nivel vital. El año pasado mi incapacidad para decir “no” se convirtió en el peor enemigo de mi productividad y de mi salud mental. Es uno de los errores de los que más he aprendido, porque me ha servido para poner límites y entender que el egoísmo no es siempre malo.

Fotos | El Becario

En Trendencias | Ghosting: en qué consiste y qué tipo de persona lo suele realizar


La noticia

Los trucos que aprendí siendo improductiva y han conseguido que mi teletrabajo mejore con los años

fue publicada originalmente en

Trendencias

por
Anabel Palomares

.

El activista Ralph Nader dice que “​​tu mejor maestro es la última equivocación que tuviste”. Nadie está libre de cometer errores, pero de ellos es quizá de los que más se aprende a lo largo de los años. También en lo que a productividad y trabajo se refiere.

Después de años teletrabajando puedo decir que he cometido muchos muchísimos errores en mi carrera profesional. Muchos de ellos relacionados con la gestión de tiempo y la productividad, pero ser improductiva también me ha enseñado siete lecciones para que ahora, sea mi propia versión mejorada en cuanto a productividad.

En Trendencias

Por qué el “blurring” está afectando a mi teletrabajo, a mi productividad y hasta a mi relación de pareja

Empieza

Una de las cosas que más me han costado siempre a la hora de trabajar es empezar una tarea que me parece tediosa. Un proyecto que veo inabarcable, un artículo que sé que se me va a atragantar por la dificultad que supone. Pero si nunca lo empiezo, nunca lo termino. Es lo que promulga la técnica de “comerse la rana” que habla de hacer lo que más nos cuesta lo primero de todo. Nos costará al principio, pero cuanto antes te lo quites de encima, más descanso mental tendrás, te lo aseguro.

Si tardas menos de dos minutos, hazlo ya

Como ya te he contado en alguna canción, trabajo desde casa. Antes me tomaba un café y dejaba la taza en la pila. Detrás de la taza iba el plato de la comida, otra taza más, una sartén y cuando me quería dar cuenta, tenía la cocina hecha un desastre y la pereza más grande en el cuerpo. Ahora no me pasa. Sigo la regla de los dos minutos que es tan fácil que asusta: si tardas menos de dos minutos en hacerlo, hazlo en ese momento.

Es aplicable a todo, desde meter la taza en el lavavajillas hasta mandar ese whatsapp o contestar ese email. Si tardas menos de dos minutos no lo dejes para luego, porque pasará a formar parte de tu lista de tareas pendiente que cada día será más y más larga, y cada día te dará más y más pereza hacer.

Mantén el orden en tu espacio de trabajo

Admito que nunca he sido ordenada. Me cuesta mantener el orden en casa, especialmente en el sitio en el que más tiempo paso: mi mesa de trabajo. Pero es mucho más importante para nuestro trabajo de lo que imaginamos. Desde Infojobs nos dan los beneficios de mantener el espacio de trabajo limpio y ordenado: impulsa tu rendimiento, productividad y eficacia; limita y elimina las distracciones; reduce el estrés laboral; y mejora la salud, porque evita la propagación de gérmenes y bacterias.

En Trendencias

Esta estantería de Ikea cuesta casi lo mismo que la última novela que compré y pondrá en orden todos mis libros (que son muchos)

No te obsesiones con la perfección

La ciencia afirma que cuanto más tiempo dedicamos a hacer una tarea, más compleja se vuelve y más difícil es acabarla. Según este estudio, cuando se nos asigna una tarea pensamos en el tiempo que tenemos disponible para realizarla en lugar del tiempo que realmente necesitamos. Es lo que te explicábamos con la Ley de Parkinson que dice que «el trabajo se expande hasta llenar el tiempo disponible para que se termine».

Por eso un exceso de perfeccionismo lo que provoca es que terminemos por alargar más de lo necesario las tareas y estas, terminen en una larga lista de pendientes que nunca acaba. Por experiencia te digo que solo provoca frustración y hasta estrés, así que da por finalizada la tarea olvidando la perfección. Nadie es perfecto, ya nos lo explicaba la psicóloga y sexóloga Mamen Jiménez “El perfeccionismo, el miedo a la evaluación negativa (tanto propia como de otras personas) nos lleva en ocasiones a ser incapaces de decidir. Pero recuerda, nadie es perfecto, todos cometemos errores y de hecho aprendemos de ellos”

El descanso es tan importante o más que el trabajo

Tendemos a pesar que si descansamos menos, rendiremos más en el trabajo. Me decía a mí misma: no puedo parar ahora, tengo que terminar esta lista de tareas hoy. Amiga, sufría productivitis y pensaba que debía trabajar sin descanso, como una máquina. Pero soy un ser humano que necesita descansar, como todos.

Y no hablo solo de vacaciones, sino de cumplir con un horario realista o de tomarme un descanso para comer. Comer delante del ordenador solo me provoca malestar y una falsa sensación de que estoy trabajando más, pero no es real. Nuestro cerebro necesita parar para recuperarse, y nuestro cuerpo también, no lo olvides como hice yo.

En Trendencias

La regla de los 90 minutos parece el sueño húmedo de los perezosos, pero es el truco científico para disparar la productividad

No intentes la multitarea

El multitasking o multitarea mata la productividad. Es más, según esta investigación de la Universidad de Standford, también podría afectar a nuestra capacidad cognitiva, generando fallos de memoria y reduciendo nuestro coeficiente intelectual.

El cerebro humano no puede realizar múltiples tareas de manera efectiva desde una perspectiva neurocientífica y evolutiva. La cantidad de errores que cometerás será directamente proporcional a tu incapacidad de priorizar actividades, tal y como explica Charly Wigstrom Broncheur en Linkedin.

Es mucho mejor centrarte en una tarea que saltar de una a otra porque según esta otra investigación de la Universidad Estatal de Pensilvania, aunque la multitarea puede parecer provechosa, sólo el cambiar de una cosa a otra hace que se pierda hasta el 40% del tiempo productivo. Durante muchos años trabajé creyendo que el multitasking era la mejor manera de trabajar y es justo al contrario.

Aprende a decir “no”

Esta lección es la última que he aprendido. A nivel de trabajo pero también a nivel vital. El año pasado mi incapacidad para decir “no” se convirtió en el peor enemigo de mi productividad y de mi salud mental. Es uno de los errores de los que más he aprendido, porque me ha servido para poner límites y entender que el egoísmo no es siempre malo.

Fotos | El Becario

En Trendencias | Ghosting: en qué consiste y qué tipo de persona lo suele realizar

– La noticia

Los trucos que aprendí siendo improductiva y han conseguido que mi teletrabajo mejore con los años

fue publicada originalmente en

Trendencias

por
Anabel Palomares

. (FUENTE ORIGINAL a un solo click en) —-> Leer más (publicado gracias a) —-> Trendencias