5 febrero 2024 Por Anabel Palomares 0

“No me voy porque tengo miedo” y otras siete razones por las que las parejas aguantan en relaciones sin amor

Asumir que una relación ha terminado no es algo sencillo. Te lo digo por experiencia. Cuando te das cuenta de que no estás enamorada de una persona aunque la quieras, verbalizarlo y ser honesta con tus sentimientos, se parece mucho a mirar hacia abajo en un precipicio, especialmente si hablamos de relaciones largas.

Me pasó con la relación más larga que he tenido y saber que no sentía lo mismo me torturaba y me hacía dar un paso atrás cada vez que me decidía a romper la relación. Cualquier excusa me valía para no romper, y el motivo en mi caso era el miedo. Pero lo cierto es que existe más de una razón para mantenernos en una relación aunque no estemos enamoradas. Estos son los motivos más comunes por los que las parejas siguen juntas aunque no estén enamoradas.

Nos sentimos culpables

La psiquiatra y escritora Elisabeth Kübler-Ross decía que “Luchamos contra el miedo y el sentimiento de culpabilidad, y buscamos el sentido de la vida, el amor y el poder”. Y es que la culpa es uno de los motivos que nos impulsa a quedarnos en una relación en la que ya no sentimos lo mismo.

Según explicaba el Dr. Aldrich Chan, psicólogo y neuropsicólogo, «sentirse culpable por terminar la relación o creer que le debe algo a su pareja puede llevar a permanecer juntos por motivos equivocados. El experto afirma que es  importante priorizar la propia felicidad y bienestar, y no permanecer en una relación para evitar hacer daño a tu pareja.

En ocasiones pensamos que ocultar la verdad a la persona con la que compartimos la vida es una opción viable, pero lo cierto es que esa falta de honestidad hace más daño que el beneficio que pueda aportar, porque estamos privando a la otra persona de conocer la verdad y poder tomar decisiones al respecto.

Tenemos hijos

Los hijos, tal y como explicaba el doctor Fredric Neuman, director del Anxiety and Phobia Treatment Center, en Psychology Today, es una de las razones por las que una relación de pareja se mantiene aunque el amor haya desaparecido para siempre. Neuman afirma que para los niños puede ser mucho peor ver que sus padres se llevan realmente mal a que se separen.

Ana Vázquez, psiquiatra experta en relaciones de pareja, nos explicaba que en una separación con hijos hay una serie de sentimientos que vamos a experimentar y es importante no juzgarnos por ello. «Sentirás miedo, frustración y mucha culpabilidad. Pero la buena noticia es que todo pasa y estás siendo muy valiente sólo con plantearte tomar la decisión».

Tenemos miedo a la soledad

Es muy común pensar que el amor romántico es la antítesis de la soledad, pero si hacemos caso a Iria Reguera, psicóloga y redactora jefa de Trendencias, nunca estás sola cuando estás contigo misma. Este miedo a la soledad, a no saber vivir fuera de la relación de pareja, o incluso al futuro, nos hace quedarnos en relaciones que ya no son satisfactorias.

Tener pareja no te libraba del riesgo de sentirte sola, del mismo modo que no tener pareja no te hace necesariamente sentirte sola. Cuando por fin estás sola y te das cuenta de que el amor no se reduce al de la pareja, te sientes liberada y más querida incluso que cuando estabas en pareja.

Tenemos miedo al futuro

Tal vez tienes más de 35 años, quieres ser madre y el hecho de poner fin a tu relación te aterroriza porque no sabes lo que te depara el futuro, pero déjame que te diga algo: quedarte en pareja tampoco te garantiza un futuro. Nos aferramos a creer que lo superaremos o que las cosas cambiarán, pero no siempre es así, y a veces es mejor tomar decisiones.

La psicóloga Celia Betrián nos explicaba que «quedarse por necesidad es motivo suficiente para dejar ir, ya que te impide tomar las riendas de tu vida». No tenemos una bola en la que leer el futuro, pero sí podemos tomar decisiones en nuestro presente que nos hagan más felices. Aprender a soltar. La experta añade que “Dejar ir no significa fracasar. Significa amor propio y nuevas oportunidades para seguir avanzando».

Tenemos miedo al cambio

Entre mis muchos miedos, este era uno de los que más me atormentaban en mi anterior relación de pareja. Soy una persona resiliente, pero en el caso de una relación tan larga (estuve prácticamente toda mi vida con él), me daba pavor pensar en un cambio tan drástico. Porque una ruptura es un cambio. Uno muy drástico, pero como ocurre con todo en la vida, podemos verlo como un cambio en el que aprender durante todo el proceso. Podemos aprender a querernos, a encontrarnos de nuevo. Podemos aprender a amar de nuevo, empezando por nosotras.

Iria Reguera nos explicaba que “nuestro momento sentimental y el estado de nuestras relaciones van cambiando y pasando por diferentes etapas”. Y cambiar es lo más normal del mundo, aunque tengamos miedo a lo desconocido, a no controlar la situación, a equivocarnos. Entender el cambio como una posibilidad es el mejor consejo que la psicóloga nos da en este caso, porque después de terminar con una relación de pareja se abre un mundo delante de nosotras.

Dependemos de nuestra pareja económicamente hablando

Cuando me separé hace un año y medio, el primer miedo que me vino a la cabeza fue no poder hacerme cargo del peso de mi vida, económicamente hablando. Es evidente que compartir gastos afloja la carga, pero quedarse en una relación solo para reducir gastos es aún más pesado. Es importante buscar la independencia financiera para poder tomar decisiones sobre las relaciones basadas en factores emocionales. Buscar un trabajo con mejores condiciones, buscar un piso más económico, reducir gastos e incluso volver con tus padres o compartir piso.

En mi caso, a pesar de llevar 14 años de relación, 12 de ellos viviendo en pareja, nunca compartimos cuenta, pero sí repartíamos los gastos de manera más o menos equitativa. Tengo un piso que compré cuando no estábamos juntos y viviendo con él lo tenía alquilado, por lo que al regresar perdía esa fuente de ingresos.

Pero el bienestar mental que da vivir sola y saberme independiente en todos los ámbitos de mi vida, es mucho mejor. He tenido que trabajar más horas debido a la precariedad laboral existente en nuestro país, pero me enorgullezco de valerme por mí misma como he hecho siempre, aunque ahora los gastos sean mayores.

Sentimos presión social

Aunque estemos en el siglo XXI aún hay personas que miden nuestro valor y nuestro estado de soledad o acompañamiento emocional en si tenemos pareja o no la tenemos. Esa presión social por estar en pareja puede ser un motivo más por el que nos quedamos en relaciones que no nos hacen felices.

Aldrich Chan asegura que decidir permanecer en una relación por las expectativas familiares, las normas sociales o el miedo a ser juzgados, “no es una base saludable para una relación. Esta debe basarse en tus propios sentimientos y deseos, no en lo que piensan los demás».

Estamos enganchadas

El último punto tiene mucho que ver con las relaciones tóxicas que se vuelven dependientes. Y es que el amor en algunos casos se puede convertir en una trampa si no estamos en una relación saludable. María Esclapez, psicóloga, sexóloga y terapeuta de parejas, nos explica en su libro “Me quiero, te quiero”, que “nos acostumbramos a todo, incluso a lo que nos supone sufrimiento”. Lo hacemos por el refuerzo intermitente que nos engancha sin darnos cuenta como una droga.

En caso de que estamos en una relación tóxica de la que no sepamos cómo salir, buscar ayuda psicológica es una excelente decisión que nos ayudará a pasar página y a superar la ruptura de pareja sin caer de nuevo en ella.

Nota: algunos de los enlaces de este artículo son afiliados y pueden reportar un beneficio a Trendencias.

Fotos | Blue Valentine

En Trendencias | Ghosting: en qué consiste y qué tipo de persona lo suele realizar

En Trendencias | Cómo reconocer a un misógino: 19 claves que te ayudarán a detectarlo


La noticia

“No me voy porque tengo miedo” y otras siete razones por las que las parejas aguantan en relaciones sin amor

fue publicada originalmente en

Trendencias

por
Anabel Palomares

.

Asumir que una relación ha terminado no es algo sencillo. Te lo digo por experiencia. Cuando te das cuenta de que no estás enamorada de una persona aunque la quieras, verbalizarlo y ser honesta con tus sentimientos, se parece mucho a mirar hacia abajo en un precipicio, especialmente si hablamos de relaciones largas.

Me pasó con la relación más larga que he tenido y saber que no sentía lo mismo me torturaba y me hacía dar un paso atrás cada vez que me decidía a romper la relación. Cualquier excusa me valía para no romper, y el motivo en mi caso era el miedo. Pero lo cierto es que existe más de una razón para mantenernos en una relación aunque no estemos enamoradas. Estos son los motivos más comunes por los que las parejas siguen juntas aunque no estén enamoradas.

En Trendencias

Cinco preguntas que deberías hacerte para saber si tu relación de pareja merece todo el trabajo que inviertes en ella

Nos sentimos culpables

La psiquiatra y escritora Elisabeth Kübler-Ross decía que “Luchamos contra el miedo y el sentimiento de culpabilidad, y buscamos el sentido de la vida, el amor y el poder”. Y es que la culpa es uno de los motivos que nos impulsa a quedarnos en una relación en la que ya no sentimos lo mismo.

Según explicaba el Dr. Aldrich Chan, psicólogo y neuropsicólogo, «sentirse culpable por terminar la relación o creer que le debe algo a su pareja puede llevar a permanecer juntos por motivos equivocados. El experto afirma que es  importante priorizar la propia felicidad y bienestar, y no permanecer en una relación para evitar hacer daño a tu pareja.

En ocasiones pensamos que ocultar la verdad a la persona con la que compartimos la vida es una opción viable, pero lo cierto es que esa falta de honestidad hace más daño que el beneficio que pueda aportar, porque estamos privando a la otra persona de conocer la verdad y poder tomar decisiones al respecto.

Tenemos hijos

Los hijos, tal y como explicaba el doctor Fredric Neuman, director del Anxiety and Phobia Treatment Center, en Psychology Today, es una de las razones por las que una relación de pareja se mantiene aunque el amor haya desaparecido para siempre. Neuman afirma que para los niños puede ser mucho peor ver que sus padres se llevan realmente mal a que se separen.

Ana Vázquez, psiquiatra experta en relaciones de pareja, nos explicaba que en una separación con hijos hay una serie de sentimientos que vamos a experimentar y es importante no juzgarnos por ello. «Sentirás miedo, frustración y mucha culpabilidad. Pero la buena noticia es que todo pasa y estás siendo muy valiente sólo con plantearte tomar la decisión».

En Trendencias

Cuatro comportamientos que predicen el fin de una relación de la pareja según la psicología

Tenemos miedo a la soledad

Es muy común pensar que el amor romántico es la antítesis de la soledad, pero si hacemos caso a Iria Reguera, psicóloga y redactora jefa de Trendencias, nunca estás sola cuando estás contigo misma. Este miedo a la soledad, a no saber vivir fuera de la relación de pareja, o incluso al futuro, nos hace quedarnos en relaciones que ya no son satisfactorias.

Tener pareja no te libraba del riesgo de sentirte sola, del mismo modo que no tener pareja no te hace necesariamente sentirte sola. Cuando por fin estás sola y te das cuenta de que el amor no se reduce al de la pareja, te sientes liberada y más querida incluso que cuando estabas en pareja.

Tenemos miedo al futuro

Tal vez tienes más de 35 años, quieres ser madre y el hecho de poner fin a tu relación te aterroriza porque no sabes lo que te depara el futuro, pero déjame que te diga algo: quedarte en pareja tampoco te garantiza un futuro. Nos aferramos a creer que lo superaremos o que las cosas cambiarán, pero no siempre es así, y a veces es mejor tomar decisiones.

La psicóloga Celia Betrián nos explicaba que «quedarse por necesidad es motivo suficiente para dejar ir, ya que te impide tomar las riendas de tu vida». No tenemos una bola en la que leer el futuro, pero sí podemos tomar decisiones en nuestro presente que nos hagan más felices. Aprender a soltar. La experta añade que “Dejar ir no significa fracasar. Significa amor propio y nuevas oportunidades para seguir avanzando».

Tenemos miedo al cambio

Entre mis muchos miedos, este era uno de los que más me atormentaban en mi anterior relación de pareja. Soy una persona resiliente, pero en el caso de una relación tan larga (estuve prácticamente toda mi vida con él), me daba pavor pensar en un cambio tan drástico. Porque una ruptura es un cambio. Uno muy drástico, pero como ocurre con todo en la vida, podemos verlo como un cambio en el que aprender durante todo el proceso. Podemos aprender a querernos, a encontrarnos de nuevo. Podemos aprender a amar de nuevo, empezando por nosotras.

Iria Reguera nos explicaba que “nuestro momento sentimental y el estado de nuestras relaciones van cambiando y pasando por diferentes etapas”. Y cambiar es lo más normal del mundo, aunque tengamos miedo a lo desconocido, a no controlar la situación, a equivocarnos. Entender el cambio como una posibilidad es el mejor consejo que la psicóloga nos da en este caso, porque después de terminar con una relación de pareja se abre un mundo delante de nosotras.

En Trendencias

Sufrir “baiting” en tu relación de pareja es más común de lo que parece y la psicología nos ayuda a identificarlo

Dependemos de nuestra pareja económicamente hablando

Cuando me separé hace un año y medio, el primer miedo que me vino a la cabeza fue no poder hacerme cargo del peso de mi vida, económicamente hablando. Es evidente que compartir gastos afloja la carga, pero quedarse en una relación solo para reducir gastos es aún más pesado. Es importante buscar la independencia financiera para poder tomar decisiones sobre las relaciones basadas en factores emocionales. Buscar un trabajo con mejores condiciones, buscar un piso más económico, reducir gastos e incluso volver con tus padres o compartir piso.

En mi caso, a pesar de llevar 14 años de relación, 12 de ellos viviendo en pareja, nunca compartimos cuenta, pero sí repartíamos los gastos de manera más o menos equitativa. Tengo un piso que compré cuando no estábamos juntos y viviendo con él lo tenía alquilado, por lo que al regresar perdía esa fuente de ingresos.

Pero el bienestar mental que da vivir sola y saberme independiente en todos los ámbitos de mi vida, es mucho mejor. He tenido que trabajar más horas debido a la precariedad laboral existente en nuestro país, pero me enorgullezco de valerme por mí misma como he hecho siempre, aunque ahora los gastos sean mayores.

Sentimos presión social

Aunque estemos en el siglo XXI aún hay personas que miden nuestro valor y nuestro estado de soledad o acompañamiento emocional en si tenemos pareja o no la tenemos. Esa presión social por estar en pareja puede ser un motivo más por el que nos quedamos en relaciones que no nos hacen felices.

Aldrich Chan asegura que decidir permanecer en una relación por las expectativas familiares, las normas sociales o el miedo a ser juzgados, “no es una base saludable para una relación. Esta debe basarse en tus propios sentimientos y deseos, no en lo que piensan los demás».

En Trendencias

La pregunta que ha mejorado mi relación de pareja es también el mejor termómetro de estrés que he probado

Estamos enganchadas

El último punto tiene mucho que ver con las relaciones tóxicas que se vuelven dependientes. Y es que el amor en algunos casos se puede convertir en una trampa si no estamos en una relación saludable. María Esclapez, psicóloga, sexóloga y terapeuta de parejas, nos explica en su libro “Me quiero, te quiero”, que “nos acostumbramos a todo, incluso a lo que nos supone sufrimiento”. Lo hacemos por el refuerzo intermitente que nos engancha sin darnos cuenta como una droga.

En caso de que estamos en una relación tóxica de la que no sepamos cómo salir, buscar ayuda psicológica es una excelente decisión que nos ayudará a pasar página y a superar la ruptura de pareja sin caer de nuevo en ella.

Nota: algunos de los enlaces de este artículo son afiliados y pueden reportar un beneficio a Trendencias.

Fotos | Blue Valentine

En Trendencias | Ghosting: en qué consiste y qué tipo de persona lo suele realizar

En Trendencias | Cómo reconocer a un misógino: 19 claves que te ayudarán a detectarlo

– La noticia

“No me voy porque tengo miedo” y otras siete razones por las que las parejas aguantan en relaciones sin amor

fue publicada originalmente en

Trendencias

por
Anabel Palomares

. (FUENTE ORIGINAL a un solo click en) —-> Leer más (publicado gracias a) —-> Trendencias