30 agosto 2022 Por Pepa López 0

Qué fue de Custo Barcelona: de la pija hippie de Hollywood a la lista de morosos de Hacienda

Obsesionó al mundo entero en la década de los 2000 y llenó de color y diseños locos nuestras vidas. Acuñó el término «Customanía» para referirse al ejército de fans que solo querían vestir con la firma catalana y hasta customizó aviones a lo Custo Barcelona. ¿Qué ha sido de toda esa fama?

Custo Line: el germen que comenzó todo

Muchos no conocen el previo a Custo Barcelona. Pero allá por los años 80 un joven Custo de 20 años decidió recorrer Estados Unidos en moto y fue a parar en California. Allí se enamoró del estilo de vida surfero, incluyendo las camisetas estampadas. Una idea que los hermanos Dalmau importaron a España con la visión creativa y el diseño gráfico que a día de hoy han hecho historia.

Custo Line fue un bombazo porque no tenía ningún tipo de competencia en España, mucho menos en los departamentos de moda masculinos. Sin embargo, la falta de experiencia en producción y distribución hizo que la firma quebrara en 1996. No pasa nada: ya se conocen el camino.

La Customanía: de Phoebe Buffay a Carrie Bradshaw

Los dos hermanos no se rinden y deciden volver a intentar poner sus creativos diseños en el radar fashion con Custo of Barcelona, que después pasaría a ser Custo Barcelona. Regresan a California y consiguen poner a la venta sus camisetas en tiendas multimarca de Los Ángeles.

Una de ellas era la favorita de los estilistas de Hollywood, que se obsesionaron con los estampados y los llevaron a Friends, a Sexo en Nueva York y hasta a Novia a la Fuga, con Julia Roberts llevando una de sus camisetas.

Ahora sí que sí, llega la Customanía. La firma catalana es invitada a desfilar en la Semana de la Moda de Nueva York en 1997 (y no para de hacerlo desde entonces) y los hermanos Dalmau se coronan como reyes de la moda a nivel internacional, ¡si hasta tienen botellas de agua Perrier by Custo Barcelona!

Custo Barcelona se diferencia del resto: la pija hippie lo ama

Fiesta de colores, grafismos, estampados y texturas que se convierten en su seña de identidad y que los jóvenes adoran con todo su corazón. Ese efecto patchwork ecléctico tan psicodélico viste a toda una generación.

Tampoco la firma permite que otros prueben su clave de éxito tan fácilmente: en 2008 Custo denuncia a Desigual por plagio. Está claro: los 2000 son suyos, del espíritu libre y de las chicas pijas con dinero que visten Custo Barcelona.

El regreso del minimalismo hace mella y el optimismo de Custo no tiene cabida

Todo lo que sube tiene que bajar. La fiebre psicodélica de Custo Barcelona había sustituido al minimalismo de la moda en España. Especialmente de la masculina, que vestía básicos a lo Fruit of the Loom como los que ha recuperado Zara. Pero el universo de las tendencias es cíclico y la sencillez del fondo de armario vuelve a cobrar fuerza, desplazando el estilo Custo y Desigual al armario de los más excéntricos. 

La debacle de Custo Barcelona

Con la pérdida de fuelle y fanáticos de la firma llegó la bajada de ventas y beneficios. Comenzó el drama, con Custo Dalmau entrando la lista de morosos de Hacienda varias veces, buscando compradores y financiación y unas pérdidas y retrocesos de millones de euros. 

Custo Barcelona terminó vendiendo sus prendas en Lidl, disminuyendo el personal y cerrando algunas de sus flagships más icónicas en España y el resto del mundo. A día de hoy Custo Barcelona se ha mudado a Italia, donde trata de volver a salir a la superficie en un mercado donde la moda masculina tiene mucho más tirón y atrevimiento. 

Fotos | Gtres, Etsy, Friends, Novia a la Fuga.


La noticia

Qué fue de Custo Barcelona: de la pija hippie de Hollywood a la lista de morosos de Hacienda

fue publicada originalmente en

Trendencias

por
Pepa López

.

Obsesionó al mundo entero en la década de los 2000 y llenó de color y diseños locos nuestras vidas. Acuñó el término «Customanía» para referirse al ejército de fans que solo querían vestir con la firma catalana y hasta customizó aviones a lo Custo Barcelona. ¿Qué ha sido de toda esa fama?

En Trendencias

Qué fue de Natalia Sánchez: de Teté en ‘Los Serrano’ a madre de dos hijos con solo 32 años

Custo Line: el germen que comenzó todo

Muchos no conocen el previo a Custo Barcelona. Pero allá por los años 80 un joven Custo de 20 años decidió recorrer Estados Unidos en moto y fue a parar en California. Allí se enamoró del estilo de vida surfero, incluyendo las camisetas estampadas. Una idea que los hermanos Dalmau importaron a España con la visión creativa y el diseño gráfico que a día de hoy han hecho historia.

Custo Line fue un bombazo porque no tenía ningún tipo de competencia en España, mucho menos en los departamentos de moda masculinos. Sin embargo, la falta de experiencia en producción y distribución hizo que la firma quebrara en 1996. No pasa nada: ya se conocen el camino.

La Customanía: de Phoebe Buffay a Carrie Bradshaw

Los dos hermanos no se rinden y deciden volver a intentar poner sus creativos diseños en el radar fashion con Custo of Barcelona, que después pasaría a ser Custo Barcelona. Regresan a California y consiguen poner a la venta sus camisetas en tiendas multimarca de Los Ángeles.

Una de ellas era la favorita de los estilistas de Hollywood, que se obsesionaron con los estampados y los llevaron a Friends, a Sexo en Nueva York y hasta a Novia a la Fuga, con Julia Roberts llevando una de sus camisetas.

Ahora sí que sí, llega la Customanía. La firma catalana es invitada a desfilar en la Semana de la Moda de Nueva York en 1997 (y no para de hacerlo desde entonces) y los hermanos Dalmau se coronan como reyes de la moda a nivel internacional, ¡si hasta tienen botellas de agua Perrier by Custo Barcelona!

En Trendencias

Qué fue de Melissa Joan Hart: de ‘Sabrina, la bruja adolescente’ a la sobremesa de Antena 3

Custo Barcelona se diferencia del resto: la pija hippie lo ama

Fiesta de colores, grafismos, estampados y texturas que se convierten en su seña de identidad y que los jóvenes adoran con todo su corazón. Ese efecto patchwork ecléctico tan psicodélico viste a toda una generación.

Tampoco la firma permite que otros prueben su clave de éxito tan fácilmente: en 2008 Custo denuncia a Desigual por plagio. Está claro: los 2000 son suyos, del espíritu libre y de las chicas pijas con dinero que visten Custo Barcelona.

El regreso del minimalismo hace mella y el optimismo de Custo no tiene cabida

Todo lo que sube tiene que bajar. La fiebre psicodélica de Custo Barcelona había sustituido al minimalismo de la moda en España. Especialmente de la masculina, que vestía básicos a lo Fruit of the Loom como los que ha recuperado Zara. Pero el universo de las tendencias es cíclico y la sencillez del fondo de armario vuelve a cobrar fuerza, desplazando el estilo Custo y Desigual al armario de los más excéntricos. 

La debacle de Custo Barcelona

Con la pérdida de fuelle y fanáticos de la firma llegó la bajada de ventas y beneficios. Comenzó el drama, con Custo Dalmau entrando la lista de morosos de Hacienda varias veces, buscando compradores y financiación y unas pérdidas y retrocesos de millones de euros. 

Custo Barcelona terminó vendiendo sus prendas en Lidl, disminuyendo el personal y cerrando algunas de sus flagships más icónicas en España y el resto del mundo. A día de hoy Custo Barcelona se ha mudado a Italia, donde trata de volver a salir a la superficie en un mercado donde la moda masculina tiene mucho más tirón y atrevimiento. 

Fotos | Gtres, Etsy, Friends, Novia a la Fuga.
– La noticia

Qué fue de Custo Barcelona: de la pija hippie de Hollywood a la lista de morosos de Hacienda

fue publicada originalmente en

Trendencias

por
Pepa López

. (FUENTE ORIGINAL a un solo click en) —-> Leer más (publicado gracias a) —-> Trendencias