18 abril 2024 Por Iria Reguera 0

Qué hago con los productos de retinol con más de 0,3% de concentración que tengo: ¿las puedo seguir usando?

Se venía comentando desde al año pasado, pero ya está bastante claro: Europa ha prohibido la comercialización de productos con una concentración de retinol superior al 0,3% para el rostro y del 0,05% para el cuerpo ya que es la cantidad que el Comité Científico de Seguridad del Consumidor (SCCS) considera seguro para productos que se aclaran y no se aclaran. La medida no va a entrar en vigor hasta 2025 por lo que, técnicamente, todavía podremos encontrar durante varios meses más productos que tengan una concentración mayor.

Es más, es muy posible que en nuestro baño tengamos alguno de esos productos. Yo sé que sí. Y la duda la tengo clara: vale, hasta 2025 podría seguir comprando esos productos y, técnicamente, usándolos hasta que los acabe. Posiblemente no venga la policía del retinol a mi casa a prohibirme hacerlo. Es más, podría comprarme ahora varios botes para reservar para cuando dejen de comercializarlos. Pero, ¿debería hacerlo? ¿Pasa algo por seguir usando o comprando productos con más del 0,3% de retinol?

Es una duda real, porque, si los han prohibido entendemos que es por algo. Entonces, ¿es malo que siga usando los que tengo en casa? Pues va a depender del uso que le des y de la acumulación de retinol que eso suponga en tu organismo.

El uso de retinol, un derivado de la vitamina A, no es peligroso per se. Es más, aunque a algunas personas puede irritarles o descamarles la piel, la realidad es que es uno de los productos cosméticos con más evidencia en lo que se refiere a la reducción de manchas, poros e, incluso, arrugas.

¿El problema? La acumulación que se puede estar dando. Según las evidencias, en algunos países, la población estaría muy expuesta a la vitamina A y podríamos estar metiendo más en nuestro organismo de lo que sería adecuado. Pensemos que esta vitamina se encuentra también en alimentos como las espinacas, las zanahorias, las batatas, el brócoli, el melón, los albaricoques e, incluso, la leche o el queso.

Para reducir ese riesgo de ingesta excesiva y, debido al boom que el uso de retinol vía tópica está teniendo – vía por la que es especialmente difícil controlar cuánto se introduce en el cuerpo – las autoridades han decidido bajar la concentración permitida en los productos cosméticos. Pongamos, por ejemplo, que usamos crema facial con retinol y otra para el cuerpo también con retinol. Bajar la concentración permitida facilita asegurar que, aunque usemos varios productos con esta molécula, y los combinemos de manera poco controlada, no nos excedamos en su uso y evitemos la acumulación excesiva de vitamina A.

Puedo o no seguir usando mis productos con retinol

Vale, pero ¿qué hago con los productos con mayor concentración que tengo en casa? ¿los puedo seguir usando? En principio, como el retinol no es un producto peligroso, no debería haber problema en que sigamos usándolo siempre que lo hayamos estado usando hasta ahora y nos vaya bien, tal y cómo explica el doctor Sergio Fernández, vicepresidente segundo de la Sociedad Española de Medicina Estética a 20Minutos en esta entrevista. Si nunca hemos usado y queremos empezar, sí que es recomendable que empecemos ya con concentraciones más bajas. Aquí os contamos cómo podemos empezar a usar un sérum con retinol si nunca lo has hecho

La cuestión es que, sabiendo que podemos estar arriesgándonos a tener demasiada acumulación de vitamina A, hagamos un uso responsable y moderado. Como recomendaciones, intentemos no combinar ni usar varios productos con altas concentraciones de retinol al mismo tiempo. Además, debemos asegurarnos de utilizar el producto por la noche, utilizar siempre protección solar y, si somos principiantes, iniciarnos en su uso de manera progresiva y cuidadosa observando si se da alguna reacción adversa,ya que a algunas de nosotras ya nos ha dado alergia alguna vez.

Cómo puedo saber si estoy sufriendo de acumulación de vitamina A

Aunque con el uso de retinol, sobre todo cuando nos iniciamos en su aplicación, pueden aparecer rojeces, picazón y algo de descamación, esta suele desaparecer con su uso continuado. Signos de alerta de que, o bien tenemos una intolerancia al producto, o bien estamos sufriendo de acumulación serían la aparición de eritema o descamación, así como irritación cutánea, dolor y calor local, sensación de quemazón, dermatitis de contacto o prurito. También puede darse cabello áspero, pérdida parcial del pelo (incluidas las cejas) o labios agrietados, según la farmaceútica MSD.

Además, según indican desde Mayo Clinic, podemos sufrir naúseas, vista borrosa, vómitos, vértigo y en casos de un consumo altísimo, incluso daño hepático, dolor de cabeza, diarrea, dolor en las articulaciones o afinamiento ósea. Si tenemos cualquier duda, siempre podemos consultar a nuestro médico de familia. Especialmente si estamos embarazadas y queremos usar o seguir usando retinol. En este caso, es importante que hagamos una consulta con nuestro profesional médico. Lo mismo si consumimos algún medicamento como anticoagulantes, bexatoreno, medicamentos hepatotóxicos, orlistat o retinoides ya que puede haber interacciones.

Fotos | Libby Saylor en Unsplash, Isaac Wolff en Unsplash, Sayan Majhi en Unsplash

En Trendencias | El sérum de retinol de Mercadona cuesta menos de 6 euros y ya es uno de sus cosméticos estrella

En Trendencias |  Los 12 mejores sérums con retinol del mercado

En Trendencias | Qué sérum facial comprar, cuál es mejor según la edad y tu tipo de piel. Consejos y recomendaciones


La noticia

Qué hago con los productos de retinol con más de 0,3% de concentración que tengo: ¿las puedo seguir usando?

fue publicada originalmente en

Trendencias

por
Iria Reguera

.

Se venía comentando desde al año pasado, pero ya está bastante claro: Europa ha prohibido la comercialización de productos con una concentración de retinol superior al 0,3% para el rostro y del 0,05% para el cuerpo ya que es la cantidad que el Comité Científico de Seguridad del Consumidor (SCCS) considera seguro para productos que se aclaran y no se aclaran. La medida no va a entrar en vigor hasta 2025 por lo que, técnicamente, todavía podremos encontrar durante varios meses más productos que tengan una concentración mayor.

Es más, es muy posible que en nuestro baño tengamos alguno de esos productos. Yo sé que sí. Y la duda la tengo clara: vale, hasta 2025 podría seguir comprando esos productos y, técnicamente, usándolos hasta que los acabe. Posiblemente no venga la policía del retinol a mi casa a prohibirme hacerlo. Es más, podría comprarme ahora varios botes para reservar para cuando dejen de comercializarlos. Pero, ¿debería hacerlo? ¿Pasa algo por seguir usando o comprando productos con más del 0,3% de retinol?

En Trendencias

La nueva crema de ojos con retinol que arrasa en Sephora: actúa sobre ojeras y arrugas y tiene efecto antiedad

Es una duda real, porque, si los han prohibido entendemos que es por algo. Entonces, ¿es malo que siga usando los que tengo en casa? Pues va a depender del uso que le des y de la acumulación de retinol que eso suponga en tu organismo.

El uso de retinol, un derivado de la vitamina A, no es peligroso per se. Es más, aunque a algunas personas puede irritarles o descamarles la piel, la realidad es que es uno de los productos cosméticos con más evidencia en lo que se refiere a la reducción de manchas, poros e, incluso, arrugas.

¿El problema? La acumulación que se puede estar dando. Según las evidencias, en algunos países, la población estaría muy expuesta a la vitamina A y podríamos estar metiendo más en nuestro organismo de lo que sería adecuado. Pensemos que esta vitamina se encuentra también en alimentos como las espinacas, las zanahorias, las batatas, el brócoli, el melón, los albaricoques e, incluso, la leche o el queso.

Para reducir ese riesgo de ingesta excesiva y, debido al boom que el uso de retinol vía tópica está teniendo – vía por la que es especialmente difícil controlar cuánto se introduce en el cuerpo – las autoridades han decidido bajar la concentración permitida en los productos cosméticos. Pongamos, por ejemplo, que usamos crema facial con retinol y otra para el cuerpo también con retinol. Bajar la concentración permitida facilita asegurar que, aunque usemos varios productos con esta molécula, y los combinemos de manera poco controlada, no nos excedamos en su uso y evitemos la acumulación excesiva de vitamina A.

Puedo o no seguir usando mis productos con retinol

Vale, pero ¿qué hago con los productos con mayor concentración que tengo en casa? ¿los puedo seguir usando? En principio, como el retinol no es un producto peligroso, no debería haber problema en que sigamos usándolo siempre que lo hayamos estado usando hasta ahora y nos vaya bien, tal y cómo explica el doctor Sergio Fernández, vicepresidente segundo de la Sociedad Española de Medicina Estética a 20Minutos en esta entrevista. Si nunca hemos usado y queremos empezar, sí que es recomendable que empecemos ya con concentraciones más bajas. Aquí os contamos cómo podemos empezar a usar un sérum con retinol si nunca lo has hecho. 

En Trendencias

Porque el retinol también es perfecto para el cuerpo: tres cremas que nos ayudarán a tener una piel más bonita y rejuvenecida

La cuestión es que, sabiendo que podemos estar arriesgándonos a tener demasiada acumulación de vitamina A, hagamos un uso responsable y moderado. Como recomendaciones, intentemos no combinar ni usar varios productos con altas concentraciones de retinol al mismo tiempo. Además, debemos asegurarnos de utilizar el producto por la noche, utilizar siempre protección solar y, si somos principiantes, iniciarnos en su uso de manera progresiva y cuidadosa observando si se da alguna reacción adversa,ya que a algunas de nosotras ya nos ha dado alergia alguna vez.

Cómo puedo saber si estoy sufriendo de acumulación de vitamina A

Aunque con el uso de retinol, sobre todo cuando nos iniciamos en su aplicación, pueden aparecer rojeces, picazón y algo de descamación, esta suele desaparecer con su uso continuado. Signos de alerta de que, o bien tenemos una intolerancia al producto, o bien estamos sufriendo de acumulación serían la aparición de eritema o descamación, así como irritación cutánea, dolor y calor local, sensación de quemazón, dermatitis de contacto o prurito. También puede darse cabello áspero, pérdida parcial del pelo (incluidas las cejas) o labios agrietados, según la farmaceútica MSD.

Además, según indican desde Mayo Clinic, podemos sufrir naúseas, vista borrosa, vómitos, vértigo y en casos de un consumo altísimo, incluso daño hepático, dolor de cabeza, diarrea, dolor en las articulaciones o afinamiento ósea. Si tenemos cualquier duda, siempre podemos consultar a nuestro médico de familia. Especialmente si estamos embarazadas y queremos usar o seguir usando retinol. En este caso, es importante que hagamos una consulta con nuestro profesional médico. Lo mismo si consumimos algún medicamento como anticoagulantes, bexatoreno, medicamentos hepatotóxicos, orlistat o retinoides ya que puede haber interacciones.

Fotos | Libby Saylor en Unsplash, Isaac Wolff en Unsplash, Sayan Majhi en Unsplash

En Trendencias | El sérum de retinol de Mercadona cuesta menos de 6 euros y ya es uno de sus cosméticos estrella

En Trendencias |  Los 12 mejores sérums con retinol del mercado

En Trendencias | Qué sérum facial comprar, cuál es mejor según la edad y tu tipo de piel. Consejos y recomendaciones

– La noticia

Qué hago con los productos de retinol con más de 0,3% de concentración que tengo: ¿las puedo seguir usando?

fue publicada originalmente en

Trendencias

por
Iria Reguera

. (FUENTE ORIGINAL a un solo click en) —-> Leer más (publicado gracias a) —-> Trendencias