17 abril 2024 Por Anabel Palomares 0

Si estás enseñando estas lecciones de vida a tus hijos, lo estás haciendo de lujo. Son clave para su felicidad

En ocasiones se nos olvida que una de las grandes ventajas que tienen los padres sobre sus hijos es su edad. El tiempo que han pasado en el mundo es una fuente de sabiduría. Y en ocasiones, ese es un conocimiento que se nos olvida enseñar a nuestros hijos.

Entre todas las cosas que se le puede enseñar a un hijo, algunas tienen un objetivo más importante de lo que pensamos: ayudarles a ser felices. Ya te hemos contado que la felicidad no es una meta, sino una emoción más que sentimos y que no estará siempre presente en nuestras vidas, pero hay tres consejos para que esos momentos sean mucho más numerosos y están avalados por diferentes expertos. Si aún no los has aprendido, no te preocupes. Nunca es tarde para intentar ser un poquito más felices.

Aprende a huir del estrés que no necesitas

El eustrés, también llamado estrés positivo, puede ser beneficioso para nuestro rendimiento. Iria Reguera, psicóloga y directora de Trendencias, nos explicaba que “aunque en niveles inadecuados o excesivos puede suponer un gran problema de salud, en pequeñas dosis puede ser beneficioso para nosotros e, incluso, saludable y productivo.” Tanto el estrés como la ansiedad, no tienen por qué ser mecanismos o emociones negativas por sí mismas.

Para evitar que el estrés se cronifique poniendo en peligro tu salud, lo primero que hay que hacer es controlar las causas de estrés que son evitables. Enseñar a los niños a identificar esos momentos de estrés y cómo controlarlos es fundamental. Deben saber que dedicar tiempo a relajarnos, mantenernos activos físicamente, asegurarnos de que estamos descansando correctamente o hacer algo que nos gusta son herramientas que están en nuestra mano para evitar ese estrés excesivo.

También es recomendable enseñar a los niños a que no todo puede estar bajo nuestro control y saber esto, conseguirá que cuando sean más mayores no se agobien con cosas que no pueden controlar.

Haz lo que te gusta

La vida es corta y como nos contaba Enrique Rojas, catedrático de Psiquiatría y Psicología Médica y director del Instituto Rojas-Estapé de Psiquiatría, una de las cosas de las que más nos arrepentimos antes de morir es de no haber disfrutado más de la vida. Solo tenemos una y es importante que nuestra prioridad esté enfocada en algo que nos haga sentir realizados. Y si en ese momento no podemos tenerlo, que se convierta en un propósito de vida.

Es algo con lo que está de acuerdo el experto en felicidad de Harvard, Arthur C. Brooks. Para él existen cuatro áreas en las que deberíamos centrarnos si queremos ser felices: la familia, los amigos (ambos son la base de nuestra felicidad), encontrar aquello que te ayude a dar sentido al mundo y tener un trabajo significativo que ames.

Podemos fomentar las aficiones de nuestros hijos, animarles a explorar nuevas actividades, a probar cosas nuevas y asegurarnos de que el camino que elijan, sea uno que les guste y no lo que nos gustaría para ellos.

Confía en tu intuición

No significa que tengamos que dejar de lado el pensamiento crítico y enseñar a los niños a basarse en las “vibes” que sienten. Más bien se trata de que enseñes a los niños a fiarse de sus propias decisiones. Ryan Roslansky, director ejecutivo de LinkedIn, explicaba a Dan Roth durante el podcast ‘The Path’ que escucharnos es el mejor consejo para avanzar en la carrera y en la vida y que tienes que ser capaz de escuchar y valorar las opiniones de muchas personas diferentes, “pero al final del día, debes tener tu propia convicción y tomar decisiones por ti mismo”.

Fotos | Aftersun

En Trendencias | Los 24 mejores libros de 2024, recomendaciones y novedades que enganchan este año


La noticia

Si estás enseñando estas lecciones de vida a tus hijos, lo estás haciendo de lujo. Son clave para su felicidad

fue publicada originalmente en

Trendencias

por
Anabel Palomares

.

En ocasiones se nos olvida que una de las grandes ventajas que tienen los padres sobre sus hijos es su edad. El tiempo que han pasado en el mundo es una fuente de sabiduría. Y en ocasiones, ese es un conocimiento que se nos olvida enseñar a nuestros hijos.

Entre todas las cosas que se le puede enseñar a un hijo, algunas tienen un objetivo más importante de lo que pensamos: ayudarles a ser felices. Ya te hemos contado que la felicidad no es una meta, sino una emoción más que sentimos y que no estará siempre presente en nuestras vidas, pero hay tres consejos para que esos momentos sean mucho más numerosos y están avalados por diferentes expertos. Si aún no los has aprendido, no te preocupes. Nunca es tarde para intentar ser un poquito más felices.

En Trendencias

Mi vida mejoró cuando descubrí que tenía estos 13 pequeños secretos de la felicidad escondidos en ella

Aprende a huir del estrés que no necesitas

El eustrés, también llamado estrés positivo, puede ser beneficioso para nuestro rendimiento. Iria Reguera, psicóloga y directora de Trendencias, nos explicaba que “aunque en niveles inadecuados o excesivos puede suponer un gran problema de salud, en pequeñas dosis puede ser beneficioso para nosotros e, incluso, saludable y productivo.” Tanto el estrés como la ansiedad, no tienen por qué ser mecanismos o emociones negativas por sí mismas.

Para evitar que el estrés se cronifique poniendo en peligro tu salud, lo primero que hay que hacer es controlar las causas de estrés que son evitables. Enseñar a los niños a identificar esos momentos de estrés y cómo controlarlos es fundamental. Deben saber que dedicar tiempo a relajarnos, mantenernos activos físicamente, asegurarnos de que estamos descansando correctamente o hacer algo que nos gusta son herramientas que están en nuestra mano para evitar ese estrés excesivo.

También es recomendable enseñar a los niños a que no todo puede estar bajo nuestro control y saber esto, conseguirá que cuando sean más mayores no se agobien con cosas que no pueden controlar.

Haz lo que te gusta

La vida es corta y como nos contaba Enrique Rojas, catedrático de Psiquiatría y Psicología Médica y director del Instituto Rojas-Estapé de Psiquiatría, una de las cosas de las que más nos arrepentimos antes de morir es de no haber disfrutado más de la vida. Solo tenemos una y es importante que nuestra prioridad esté enfocada en algo que nos haga sentir realizados. Y si en ese momento no podemos tenerlo, que se convierta en un propósito de vida.

Es algo con lo que está de acuerdo el experto en felicidad de Harvard, Arthur C. Brooks. Para él existen cuatro áreas en las que deberíamos centrarnos si queremos ser felices: la familia, los amigos (ambos son la base de nuestra felicidad), encontrar aquello que te ayude a dar sentido al mundo y tener un trabajo significativo que ames.

Podemos fomentar las aficiones de nuestros hijos, animarles a explorar nuevas actividades, a probar cosas nuevas y asegurarnos de que el camino que elijan, sea uno que les guste y no lo que nos gustaría para ellos.

En Trendencias

La regla del 3-30-300, el secreto para alcanzar la felicidad y tener buena salud mental que solo cumple el 5% de la gente

Confía en tu intuición

No significa que tengamos que dejar de lado el pensamiento crítico y enseñar a los niños a basarse en las “vibes” que sienten. Más bien se trata de que enseñes a los niños a fiarse de sus propias decisiones. Ryan Roslansky, director ejecutivo de LinkedIn, explicaba a Dan Roth durante el podcast ‘The Path’ que escucharnos es el mejor consejo para avanzar en la carrera y en la vida y que tienes que ser capaz de escuchar y valorar las opiniones de muchas personas diferentes, “pero al final del día, debes tener tu propia convicción y tomar decisiones por ti mismo”.

Fotos | Aftersun

En Trendencias | Los 24 mejores libros de 2024, recomendaciones y novedades que enganchan este año

– La noticia

Si estás enseñando estas lecciones de vida a tus hijos, lo estás haciendo de lujo. Son clave para su felicidad

fue publicada originalmente en

Trendencias

por
Anabel Palomares

. (FUENTE ORIGINAL a un solo click en) —-> Leer más (publicado gracias a) —-> Trendencias