30 enero 2024 Por Anabel Palomares 0

Si usas estas frases todos los días, podrías tener poca inteligencia emocional según una psicóloga de Harvard

Cada uno es dueño de su silencio y esclavo de sus palabras, decía Aristóteles, y en estas donde se ve por ejemplo, si somos o no inteligentes emocionalmente hablando. Algunas frases que decimos todos los días, indican que tenemos poca inteligencia emocional tal y como explica Cortney S. Warren. Es psicóloga y después de obtener su doctorado en psicología clínica en la Universidad Texas, recibió su formación clínica en la Facultad de Medicina de Harvard. Es divulgadora y acaba de publicar el libro “Letting go of your ex”. Además, está especializada en parejas, comportamientos adictivos, autoestima y otros muchos temas, así que si alguien sabe de inteligencia emocional, es ella.

Para desarrollar esa inteligencia emocional que nos permite construir relaciones más sólidas, lo primero es saber que nos hace falta hacerlo, por eso vamos a contarte qué frases son indicadoras de que tenemos que trabajar ese tipo de inteligencia.

No me importa cómo te sientes

Si la inteligencia emocional es, según el libro «La inteligencia emocional» de Daniel Goleman, “la capacidad de reconocer nuestros propios sentimientos y los de los demás, de motivarnos y de manejar adecuadamente las relaciones”, afirmar que no nos importa lo que otros sienten, es demostrar una escasa empatía. Para revertirlo, podemos simplemente escuchar y cuando nos explican algo que les ha molestado, responder con “lamento escuchar esto, ¿cómo puedo ayudarte?”.

Es culpa tuya que me sienta así

Culpar al mundo no es algo que hagan las personas inteligentes. Si somos conscientes de nuestras emociones, nos daremos cuenta de que en muchas ocasiones lo que sentimos está vinculado con cómo lo percibimos. Aunque la responsabilidad afectiva es, según el libro “Que sea amor del bueno: Por qué la responsabilidad afectiva es clave en tus relaciones» de la psicóloga Marta Martínez Novoa, “tener conciencia de que las relaciones están formadas por varias personas, y que todas las implicadas tienen sentimientos y necesidades”, eso no significa que seamos responsables de las emociones de otra persona.

De la misma forma, nuestras emociones no son responsabilidad de otra persona ni tiene que arreglar nada. Esas emociones son la oportunidad de comprendernos a nosotros mismos y establecer límites. En lugar de culpar de forma directa a otra persona, podemos verbalizar lo que sentimos y lo que percibimos usando la responsabilidad afectiva. Por ejemplo, si mi novio dice algo que me molesta, se lo comunico, pero explicándole cómo lo he percibido. “Me ha molestado que me dijeras esto, porque lo he percibido como un ataque”.

Soy así, no voy a cambiar

“Yo es que soy así” es una frase que para mí, es una red flag andante. Por dos motivos, primero porque demuestra una inflexibilidad extrema que deja fuera algo que ocurre a medida que avanzamos en la vida, y es el cambio. Segundo porque con esta declaración parece que justifique cualquier acto que pueda hacer daño a otra persona, eludiendo su responsabilidad.

La psicóloga y redactora jefa de Trendencias, Iria Reguera, nos lo explica extraordinariamente bien: ”Los cambios no son más que la integración de la nueva información que la vida nos va dando. Cambiar y evolucionar con el tiempo, y las circunstancias, puede acercarnos a la mejor versión de nosotros mismos que podamos ser. No es a los cambios a quienes debemos temer, sino al estancamiento y la rigidez. El cambio no solo es necesario, sino que es inevitable.”

La inteligencia emocional se asocia con esa capacidad de cambiar, aprendiendo y creciendo en el proceso. Warren invita a eliminar ese “no voy a cambiar” por un “necesito pensar más en lo que estás diciendo porque quiero abrirme a recibir comentarios sobre mí, incluso cuando sea difícil escucharlos”.

Además, el aperturismo está vinculado con la curiosidad intelectual, la creatividad y la imaginación, así que estar abierto a lo que nos digan puede ser un impulso excelente para nuestra inteligencia.

Simplemente te equivocas

Cuando alguien nos hace una crítica o nos dice algo con lo que no estamos de acuerdo, mostrarnos tan categóricos es demostrar que no tenemos mucha inteligencia emocional. Primero porque nadie tiene en su mano la verdad absoluta. Segundo porque es posible encontrar matices siempre. Puede que no tengamos toda la información, o que la persona que tenemos enfrente tenga una perspectiva diferente. Por eso es mucho más productivo tratar de entender cómo lo ve la otra persona con un “quiero escucharte, aunque no lo vea como tú, ¿me ayudas a entender por qué te sientes así?”.

No puedo perdonarte

Todos cometemos errores, pero las personas con inteligencia emocional son capaces de ponerse en el lugar del otro y eso les hace más abiertos a perdonar. Por eso en lugar de hablar de afirmar que no podemos, podemos añadir una coletilla con un “me está costando perdonarte ahora mismo”.

En ese momento es mejor, como nos explica Iria reguera, analizar la situación, aceptar esos sentimientos negativos y elegir perdonar. “El perdón puede ser una elección consciente para cada uno de nosotros”, nos explica como experta. “Algunas personas creen que perdonar es de débiles, pero tomar la elección de perdonar supone tener el poder sobre nuestros sentimientos y emociones en vez de dejarlos en manos de otra persona”.

¡Estás loca/o!

Es evidente que escuchar a otra persona sin reaccionar de una manera exagerada o pensando que lo hace para atacarte y hacerte daño, es un signo de inteligencia emocional. Habrá quien quiera herirnos, eso es cierto, pero si tenemos autoconciencia y autoestima podemos revertir la situación y hacerle ver a la otra persona el daño.

“Entiendo que estás pasando un mal momento y aunque estés enfadado conmigo, tal vez esa situación que vives está afectándote. ¿Crees que podría ser así?”. De esta manera, nos enfocamos en la otra persona, en intentar averiguar qué ha pasado para que se ponga así con nosotros.

Tus sentimientos no tienen sentido

Volvemos a la empatía, y vamos a recuperar una frase de Chris Voss, ex negociador de rehenes del FBI, que explica a la perfección esto: “la empatía no es sinónimo de acuerdo”. Reconocer los sentimientos de otra persona, identificar de dónde vienen y analizarlos, es también empatía, aunque no entendamos de dónde vienen.

Que no le encontremos sentido, no significa que no lo tenga para esa persona. Si le decimos que sus sentimientos son irracionales o no tienen sentido, lo que haremos es invalidarlos y a nadie le gusta esto. Por eso es mejor de nuevo, que nos explique más. “No entiendo del todo por qué te sientes así ni estoy de acuerdo con tu perspectiva sobre esta situación, pero quiero hacerlo. ¿Me puedes decir más?”. Alguien con alta inteligencia emocional, busca las respuestas.

Nota: algunos de los enlaces de este artículo son afiliados y pueden reportar un beneficio a Trendencias.

Fotos | Birdman o (La inesperada virtud de la ignorancia)

En Trendencias | Amigos con derechos: todo lo que debes hacer para que salga bien

En Trendencias | 110 frases motivadoras que te ayudarán a conseguir lo que te propongas en la vida


La noticia

Si usas estas frases todos los días, podrías tener poca inteligencia emocional según una psicóloga de Harvard

fue publicada originalmente en

Trendencias

por
Anabel Palomares

.

Cada uno es dueño de su silencio y esclavo de sus palabras, decía Aristóteles, y en estas donde se ve por ejemplo, si somos o no inteligentes emocionalmente hablando. Algunas frases que decimos todos los días, indican que tenemos poca inteligencia emocional tal y como explica Cortney S. Warren. Es psicóloga y después de obtener su doctorado en psicología clínica en la Universidad Texas, recibió su formación clínica en la Facultad de Medicina de Harvard. Es divulgadora y acaba de publicar el libro “Letting go of your ex”. Además, está especializada en parejas, comportamientos adictivos, autoestima y otros muchos temas, así que si alguien sabe de inteligencia emocional, es ella.

Para desarrollar esa inteligencia emocional que nos permite construir relaciones más sólidas, lo primero es saber que nos hace falta hacerlo, por eso vamos a contarte qué frases son indicadoras de que tenemos que trabajar ese tipo de inteligencia.

En Trendencias

Un ex agente del FBI desvela tres cosas que las personas emocionalmente inteligentes hacen al hablar con otros

No me importa cómo te sientes

Si la inteligencia emocional es, según el libro «La inteligencia emocional» de Daniel Goleman, “la capacidad de reconocer nuestros propios sentimientos y los de los demás, de motivarnos y de manejar adecuadamente las relaciones”, afirmar que no nos importa lo que otros sienten, es demostrar una escasa empatía. Para revertirlo, podemos simplemente escuchar y cuando nos explican algo que les ha molestado, responder con “lamento escuchar esto, ¿cómo puedo ayudarte?”.

Es culpa tuya que me sienta así

Culpar al mundo no es algo que hagan las personas inteligentes. Si somos conscientes de nuestras emociones, nos daremos cuenta de que en muchas ocasiones lo que sentimos está vinculado con cómo lo percibimos. Aunque la responsabilidad afectiva es, según el libro “Que sea amor del bueno: Por qué la responsabilidad afectiva es clave en tus relaciones» de la psicóloga Marta Martínez Novoa, “tener conciencia de que las relaciones están formadas por varias personas, y que todas las implicadas tienen sentimientos y necesidades”, eso no significa que seamos responsables de las emociones de otra persona.

De la misma forma, nuestras emociones no son responsabilidad de otra persona ni tiene que arreglar nada. Esas emociones son la oportunidad de comprendernos a nosotros mismos y establecer límites. En lugar de culpar de forma directa a otra persona, podemos verbalizar lo que sentimos y lo que percibimos usando la responsabilidad afectiva. Por ejemplo, si mi novio dice algo que me molesta, se lo comunico, pero explicándole cómo lo he percibido. “Me ha molestado que me dijeras esto, porque lo he percibido como un ataque”.

Soy así, no voy a cambiar

“Yo es que soy así” es una frase que para mí, es una red flag andante. Por dos motivos, primero porque demuestra una inflexibilidad extrema que deja fuera algo que ocurre a medida que avanzamos en la vida, y es el cambio. Segundo porque con esta declaración parece que justifique cualquier acto que pueda hacer daño a otra persona, eludiendo su responsabilidad.

La psicóloga y redactora jefa de Trendencias, Iria Reguera, nos lo explica extraordinariamente bien: ”Los cambios no son más que la integración de la nueva información que la vida nos va dando. Cambiar y evolucionar con el tiempo, y las circunstancias, puede acercarnos a la mejor versión de nosotros mismos que podamos ser. No es a los cambios a quienes debemos temer, sino al estancamiento y la rigidez. El cambio no solo es necesario, sino que es inevitable.”

En Trendencias

Las señales que indican que eres buena persona según la psicología

La inteligencia emocional se asocia con esa capacidad de cambiar, aprendiendo y creciendo en el proceso. Warren invita a eliminar ese “no voy a cambiar” por un “necesito pensar más en lo que estás diciendo porque quiero abrirme a recibir comentarios sobre mí, incluso cuando sea difícil escucharlos”.

Además, el aperturismo está vinculado con la curiosidad intelectual, la creatividad y la imaginación, así que estar abierto a lo que nos digan puede ser un impulso excelente para nuestra inteligencia.

Simplemente te equivocas

Cuando alguien nos hace una crítica o nos dice algo con lo que no estamos de acuerdo, mostrarnos tan categóricos es demostrar que no tenemos mucha inteligencia emocional. Primero porque nadie tiene en su mano la verdad absoluta. Segundo porque es posible encontrar matices siempre. Puede que no tengamos toda la información, o que la persona que tenemos enfrente tenga una perspectiva diferente. Por eso es mucho más productivo tratar de entender cómo lo ve la otra persona con un “quiero escucharte, aunque no lo vea como tú, ¿me ayudas a entender por qué te sientes así?”.

No puedo perdonarte

Todos cometemos errores, pero las personas con inteligencia emocional son capaces de ponerse en el lugar del otro y eso les hace más abiertos a perdonar. Por eso en lugar de hablar de afirmar que no podemos, podemos añadir una coletilla con un “me está costando perdonarte ahora mismo”.

En ese momento es mejor, como nos explica Iria reguera, analizar la situación, aceptar esos sentimientos negativos y elegir perdonar. “El perdón puede ser una elección consciente para cada uno de nosotros”, nos explica como experta. “Algunas personas creen que perdonar es de débiles, pero tomar la elección de perdonar supone tener el poder sobre nuestros sentimientos y emociones en vez de dejarlos en manos de otra persona”.

En Trendencias

Si usas estas frases todos los días, serás más feliz que la mayoría. Palabra de experto

¡Estás loca/o!

Es evidente que escuchar a otra persona sin reaccionar de una manera exagerada o pensando que lo hace para atacarte y hacerte daño, es un signo de inteligencia emocional. Habrá quien quiera herirnos, eso es cierto, pero si tenemos autoconciencia y autoestima podemos revertir la situación y hacerle ver a la otra persona el daño.

“Entiendo que estás pasando un mal momento y aunque estés enfadado conmigo, tal vez esa situación que vives está afectándote. ¿Crees que podría ser así?”. De esta manera, nos enfocamos en la otra persona, en intentar averiguar qué ha pasado para que se ponga así con nosotros.

Tus sentimientos no tienen sentido

Volvemos a la empatía, y vamos a recuperar una frase de Chris Voss, ex negociador de rehenes del FBI, que explica a la perfección esto: “la empatía no es sinónimo de acuerdo”. Reconocer los sentimientos de otra persona, identificar de dónde vienen y analizarlos, es también empatía, aunque no entendamos de dónde vienen.

Que no le encontremos sentido, no significa que no lo tenga para esa persona. Si le decimos que sus sentimientos son irracionales o no tienen sentido, lo que haremos es invalidarlos y a nadie le gusta esto. Por eso es mejor de nuevo, que nos explique más. “No entiendo del todo por qué te sientes así ni estoy de acuerdo con tu perspectiva sobre esta situación, pero quiero hacerlo. ¿Me puedes decir más?”. Alguien con alta inteligencia emocional, busca las respuestas.

Nota: algunos de los enlaces de este artículo son afiliados y pueden reportar un beneficio a Trendencias.

Fotos | Birdman o (La inesperada virtud de la ignorancia)

En Trendencias | Amigos con derechos: todo lo que debes hacer para que salga bien

En Trendencias | 110 frases motivadoras que te ayudarán a conseguir lo que te propongas en la vida

– La noticia

Si usas estas frases todos los días, podrías tener poca inteligencia emocional según una psicóloga de Harvard

fue publicada originalmente en

Trendencias

por
Anabel Palomares

. (FUENTE ORIGINAL a un solo click en) —-> Leer más (publicado gracias a) —-> Trendencias