30 abril 2024 Por Anabel Palomares 0

Un rechazo no tiene que afectar a tu autoestima si entiendes por qué se produce

No nos cogen para un trabajo. Nuestro crush nos dice que no se ve teniendo una relación con nosotras. Ese chico al que has entrado en una discoteca, ha pasado de ti. El rechazo es una emoción que nos genera más malestar del que nos gustaría porque lo sentimos como un ataque directo a nuestra autoestima.

En lugar de sentirlo como una patada a la autoestima, la psicóloga María Esclapez, autora de libros como ‘Me quiero, te quiero’ o ‘Tú eres tu lugar seguro’, nos explica que la manera de que un rechazo no afecte a tu autoestima radica en entender realmente por qué nos rechazan. Y no, no tiene que ver contigo.

El rechazo explicado con peras y manzanas

La psicóloga lo explica muy claro en su cuenta de Instagram, usando fruta para que entendamos qué es el rechazo. “Imagina que alguien te ofrece comer las mejores peras del mundo. Sin embargo, a ti no te gustan las peras. Tú prefieres las manzanas, así que decides rechazar las peras. No pasa nada malo con las peras, solo que las rechazas porque tú prefieres las manzanas.”

Cuando alguien nos rechaza, podemos sentirnos incómodas y pensar que no valemos. Pero volviendo a las frutas, ¿significa que a las peras les pasa algo malo? Esclapez explica que no, “siguen siendo geniales y seguro que otra persona se las comerá”. Así nos ha explicado cómo funciona el rechazo. No nos rechazan porque nos pase algo malo, pensamiento que seguro que has tenido alguna vez. Si te han rechazado, el problema no está en ti, “es solo que esa persona que te rechaza, prefiere otra cosa”.

Además la experta nos explica que tienes derecho a rechazar a alguien sin miedo a ofender, “porque rechazando a alguien no estás diciendo que esa persona no vale, es que simplemente prefieres otra cosa”.

Por qué nos duele el rechazo

Cuando nos rechazan podemos sentir un malestar que “nos hace conectar con la pérdida, el abandono y la soledad”, como nos explican desde Intropsicologos Madrid. Si lo vemos desde el punto de vista evolutivo, el rechazo implicaba antiguamente que nos enfrentáramos a los peligros en soledad. “El malestar ante el rechazo entonces podía ser un mecanismo útil que nos mantenía cerca de los demás, adaptados/as socialmente“, explican los expertos.

Los humanos tenemos una necesidad fundamental de pertenecer a un grupo, lo que hace que el rechazo sea aún más doloroso y desestabilice nuestra «necesidad de pertenecer» como explica el doctor Guy Winch. Es más, el dolor físico y los sentimientos intensos de rechazo social producen el mismo ‘daño’ al activar las mismas regiones cerebrales. La doctora Gabriela Goldstein, psicoanalista, explicaba que “el rechazo produce un dolor anímico porque rasga el amor propio y señala que no despertamos interés en el otro. Está relacionado con el narcisismo, con el amor y el reconocimiento”.

Sin embargo Winch explica que “respondemos a los rechazos románticos encontrando errores en nosotros mismos”, pero la mayoría de los rechazos románticos son “una cuestión de mala adaptación y falta de química, estilos de vida incompatibles o querer cosas diferentes en momentos diferentes”.

Es decir, reafirma lo que Esclpez nos dice: no eres tú. Cuando nos culpamos por ese rechazo y atacamos nuestra autoestima, estamos profundizando en ese dolor emocional que sentimos y eso nos dificulta la recuperación emocional. Por eso cuanto mejor aprendemos a manejar el rechazo, menos nos afecta. Y lo primero para manejarlo, es entenderlo.

Siempre habrá personas que nos rechacen, y quizá hay que preguntarse por qué tenemos la necesidad de que todos nos acepten. Y aunque pensemos de forma generalizada cuando nos rechazan, lo cierto es que es solo una muestra del mundo. Que te haya rechazado una persona no significa que todos vayan a hacerlo. Habrá a quien le gusten las peras, como decía Esclapez.

Eso sí, si detectas que tienes síntomas de herida de rechazo recurrentes como percepción y autovaloración negativa, reacciones desmedidas ante las críticas, evitación de relaciones íntimas, ansiedad ante situaciones sociales, incomodidad ante los elogios o dependencia y miedo a ser abandonado; lo mejor es que acudas a un profesional psicológico para tratar el problema desde la raíz.

Nota: algunos de los enlaces de este artículo son afiliados y pueden reportar un beneficio a Trendencias.

Fotos | 500 days of summer

En Trendencias | Ghosting: en qué consiste y qué tipo de persona lo suele realizar

En Trendencias | Las 110 mejores preguntas para conocer a alguien


La noticia

Un rechazo no tiene que afectar a tu autoestima si entiendes por qué se produce

fue publicada originalmente en

Trendencias

por
Anabel Palomares

.

No nos cogen para un trabajo. Nuestro crush nos dice que no se ve teniendo una relación con nosotras. Ese chico al que has entrado en una discoteca, ha pasado de ti. El rechazo es una emoción que nos genera más malestar del que nos gustaría porque lo sentimos como un ataque directo a nuestra autoestima.

En lugar de sentirlo como una patada a la autoestima, la psicóloga María Esclapez, autora de libros como ‘Me quiero, te quiero’ o ‘Tú eres tu lugar seguro’, nos explica que la manera de que un rechazo no afecte a tu autoestima radica en entender realmente por qué nos rechazan. Y no, no tiene que ver contigo.

En Trendencias

Ideas DIY para acabar con el estrés, mejorar la concentración y fomentar la autoestima

El rechazo explicado con peras y manzanas

La psicóloga lo explica muy claro en su cuenta de Instagram, usando fruta para que entendamos qué es el rechazo. “Imagina que alguien te ofrece comer las mejores peras del mundo. Sin embargo, a ti no te gustan las peras. Tú prefieres las manzanas, así que decides rechazar las peras. No pasa nada malo con las peras, solo que las rechazas porque tú prefieres las manzanas.”

Cuando alguien nos rechaza, podemos sentirnos incómodas y pensar que no valemos. Pero volviendo a las frutas, ¿significa que a las peras les pasa algo malo? Esclapez explica que no, “siguen siendo geniales y seguro que otra persona se las comerá”. Así nos ha explicado cómo funciona el rechazo. No nos rechazan porque nos pase algo malo, pensamiento que seguro que has tenido alguna vez. Si te han rechazado, el problema no está en ti, “es solo que esa persona que te rechaza, prefiere otra cosa”.

Además la experta nos explica que tienes derecho a rechazar a alguien sin miedo a ofender, “porque rechazando a alguien no estás diciendo que esa persona no vale, es que simplemente prefieres otra cosa”.

Por qué nos duele el rechazo

Cuando nos rechazan podemos sentir un malestar que “nos hace conectar con la pérdida, el abandono y la soledad”, como nos explican desde Intropsicologos Madrid. Si lo vemos desde el punto de vista evolutivo, el rechazo implicaba antiguamente que nos enfrentáramos a los peligros en soledad. “El malestar ante el rechazo entonces podía ser un mecanismo útil que nos mantenía cerca de los demás, adaptados/as socialmente“, explican los expertos.

Los humanos tenemos una necesidad fundamental de pertenecer a un grupo, lo que hace que el rechazo sea aún más doloroso y desestabilice nuestra «necesidad de pertenecer» como explica el doctor Guy Winch. Es más, el dolor físico y los sentimientos intensos de rechazo social producen el mismo ‘daño’ al activar las mismas regiones cerebrales. La doctora Gabriela Goldstein, psicoanalista, explicaba que “el rechazo produce un dolor anímico porque rasga el amor propio y señala que no despertamos interés en el otro. Está relacionado con el narcisismo, con el amor y el reconocimiento”.

En Trendencias

Tres decisiones que tomar cada día para asegurarte la felicidad según un experto de Harvard

Sin embargo Winch explica que “respondemos a los rechazos románticos encontrando errores en nosotros mismos”, pero la mayoría de los rechazos románticos son “una cuestión de mala adaptación y falta de química, estilos de vida incompatibles o querer cosas diferentes en momentos diferentes”.

Es decir, reafirma lo que Esclpez nos dice: no eres tú. Cuando nos culpamos por ese rechazo y atacamos nuestra autoestima, estamos profundizando en ese dolor emocional que sentimos y eso nos dificulta la recuperación emocional. Por eso cuanto mejor aprendemos a manejar el rechazo, menos nos afecta. Y lo primero para manejarlo, es entenderlo.

Siempre habrá personas que nos rechacen, y quizá hay que preguntarse por qué tenemos la necesidad de que todos nos acepten. Y aunque pensemos de forma generalizada cuando nos rechazan, lo cierto es que es solo una muestra del mundo. Que te haya rechazado una persona no significa que todos vayan a hacerlo. Habrá a quien le gusten las peras, como decía Esclapez.

Eso sí, si detectas que tienes síntomas de herida de rechazo recurrentes como percepción y autovaloración negativa, reacciones desmedidas ante las críticas, evitación de relaciones íntimas, ansiedad ante situaciones sociales, incomodidad ante los elogios o dependencia y miedo a ser abandonado; lo mejor es que acudas a un profesional psicológico para tratar el problema desde la raíz.

Nota: algunos de los enlaces de este artículo son afiliados y pueden reportar un beneficio a Trendencias.

Fotos | 500 days of summer

En Trendencias | Ghosting: en qué consiste y qué tipo de persona lo suele realizar

En Trendencias | Las 110 mejores preguntas para conocer a alguien

– La noticia

Un rechazo no tiene que afectar a tu autoestima si entiendes por qué se produce

fue publicada originalmente en

Trendencias

por
Anabel Palomares

. (FUENTE ORIGINAL a un solo click en) —-> Leer más (publicado gracias a) —-> Trendencias